Haz tu denuncia aquí

Los Influencers

OPINIÓN

·
Llevamos ya un tiempo con el tema de la relevancia que están teniendo los llamados influencers a la hora de hacer alguna acción de mercadotecnia. Vemos como pueden usar a estos personajes y no necesariamente provocan o ayudan a vender mas de 10 tenis o lentes, por ejemplo; o al revés, que vendan hasta el aire. Esto es una muestra de que el marketing como lo conocíamos ha muerto desde hace tiempo, el consumidor no cree más a la marca, cree a sus colegas y amigos y en el mejor de los casos a los influencers. Ahora también existe un gran tema. Se habla de que esta “industria” ha crecido a niveles de 83 por ciento e integra métricas completamente falsas, con redes sociales llenas de personajes inventados, con followers, likes y comentarios pagados. Así, si las métricas no cuadran, las redes se saturan y los usuarios se cansan… otra supuesta “industria” relacionada con publicidad veríamos como un crónica de un fracaso anunciado. El principal problema, que es evidente, es el de calificar a una persona como influencer, sólo por el número de seguidores que tiene en su cuenta o por tener una serie de comentarios y likes en cada publicación. La realidad es que eso no es influencia necesariamente. Eso son personas que te siguen por algo que haces o publicas y que les gusta o les parece interesante. No implica que confíen en ti, que consideren tu criterio fiable o que estén dispuestos a hacer lo que tú les pidas, salvo que tengas seguidores completamente tontos que, por supuesto, hay. Aquí está el fondo del asunto, el cual está haciendo que esta “industria” tenga fecha de fin. En el momento en que crees que las personas que te siguen en una red social van a hacer lo que tú les digas y comprar lo que tú les digas sin cuestionarse nada, tienes un problema. Que algunos personajes tengan una influencia fuerte con capacidad de convertir en ventas todo lo que publican no es una cuestión de sumar followers, likes o comentarios. Es un tema de confianza, aunque sea definida de manera muy laxa. Se confiaba en un personaje determinado cuando recomendaba un restaurante, por ejemplo, porque se suponía que había ido a comer ahí. Pero, ¿habrían funcionado las recomendaciones de restaurantes si sólo se hubieran recomendado únicamente los de un grupo restaurantero especifico? La influencia funciona cuando es creíble, pero si se pervierte o se toma al seguidor por imbécil, deja de funcionar. La influencia no es lo que los supuestos expertos en influencer marketing quieren hacernos creer que es. Es otra cosa. Es una cuestión de credibilidad, de aspiración, de transparencia. No tiene nada que ver con números de seguidores, likes o comentarios. POR ARMANDO KASSIAN @ARKASMI eadp