Haz tu denuncia aquí

Alcoholismo y Gobierno

México ocupa el 7o lugar en muertes por accidentes de tránsito ligados al consumo de alcohol

OPINIÓN

·

La cantidad de delitos, enfermedades, destrucción de hogares, quiebres afectivos, deficiencias laborales, pleitos, conductas antisociales, vergüenzas y problemas de todo tipo causados por el creciente alcoholismo en estos 10 años es extremadamente preocupante. Los y las adolescentes en todo el país logran el acceso intoxicante cada vez con mayor facilidad. La proliferación de expendios de venta de bebidas alcohólicas ya no tiene límites de horario ni fechas de calendario como reza por ahí la tonadilla.

Para los padres de familia, para las esposas o parejas, para los hijos mismos y, desde luego, para nosotros los consumidores, se ha vuelto un drama que incluye desesperación económica, violencia y pérdida de respeto elemental. Al gobierno, a los gobiernos, les ha quedado grande esa responsabilidad y se conforman con los ingresos fiscales o los sobornos de tolerancia extremada por todos los municipios del territorio.

Según la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco más reciente, en los Centros de Rehabilitación no gubernamentales, de quienes reportaron tener problemas con su forma de beber, 50% tenía la primaria; 39.9% secundaria, para quienes estudiaron bachillerato se incrementó en 45.8%; licenciatura, 60.3%, y posgrado, 65.8%.

Carmen Fernández, de los Centros de Integración, ha señalado que los 480 mil embarazos que se han dado en los últimos años en jóvenes de 19 años o menos, están relacionados con el consumo de alcohol. En México alrededor de 70% de la población lo consume, de ellos 20% lo hace de manera excesiva. Tenemos cerca de 10 millones de mexicanos afectados por la dipsomanía deletérea. El consumo diario ha aumentado en 400% y esto es más preocupante al saber que la tendencia es al incremento.

No es exagerado afirmar que ya no hay familia que no padezca este flagelo entre sus integrantes y la pesadilla parece no tener fin, pues no hay una política pública eficiente contra este problema de salud pública y de corrupción.

Ante la ineficiencia gubernamental, sólo la sociedad civil, y principalmente los padres de familia, las instituciones educativas, las iglesias y las empresas privadas, los medios de comunicación y las “redes sociales” tenemos que actuar con mucha severidad e incansablemente.

México ocupa el séptimo lugar a nivel mundial en muertes por accidentes de tránsito ligados al consumo de alcohol y mueren 25 mil personas al año. Su hijo o su hija estuvieron en grave riesgo cada vez que llegaron con aliento alcohólico a su casa. Tenemos que ayudarnos entre todos. Pareciera que el estado no solamente tolera el alcoholismo, sino que lo promueve para enajenar. Piénsele, si puede.

POR RAMÓN OJEDA MESTRE

COLABORADOR

@ROJEDAMESTRE

eadp