Haz tu denuncia aquí

Se acabaron los borregos

López Obrador dijo que es una maduración en el pensamiento de la sociedad

OPINIÓN

·

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó ayer que se acabaron los borregos. No, no crea usted que los animalitos que son sacrificados para hacer la tradicional barbacoa, lo que sería la ruina para comerciantes, y muy preocupante para los consumidores.

Cuando López Obrador habla de borregos, se refiere a aquellos ciudadanos y ciudadanas que se dejaban manipular a la hora de votar; de los acarreados que, por una torta, un refresco, una playera, una lana y promesas, muchas promesas de que los iban a sacar de jodidos, acudían a las urnas para que sufragaran por tal o cual candidato.

A juicio del primer mandatario, ha habido una maduración del pensamiento de la sociedad; ya no existen los borregos que votaban por quienes se les ordenaba.

Ya no hay ciudadanos imaginarios, ya no hay borregos”, festejó. Y parodió: ¿A dónde van? ¡Beee! ¿Por quién votar? ¡Beee! Después aplaudió la politización de nuestro pueblo: “Eso es lo más importante, es en lo que más hemos avanzado, si no fuese así, yo estaría en el piso”.

Según el Presidente de la República, la borregada (como la calificó Abel Quezada, según los historiadores) se acabó el 1 de julio del año pasado (durante la elección presidencial en donde fue elegido y aclamado por el pueblo). “(…) No hay que menospreciar al ciudadano, a nadie, al ciudadano en general y en particular a un ciudadano militante de un partido, porque se supone que se trae una trayectoria de lucha, hay conciencia, son otros tiempos… Esto nosotros lo vivimos, ¿qué no acarreaban gente para ir a votar por candidatos distintos en la pasada elección?, ¿y qué hizo la gente?, ya estando ahí, votó en libertad (...), recordó. ¡Votó por mí! , le faltó decir.

Ante el espectáculo que están brindando los militantes de Morena, el líder les pidió no dejarse manipular a la hora de votar por nuevo dirigente nacional; les recordó que el político que hace trampas no es de izquierda y no actúa conforme los principios de la Cuarta Transformación, y les leyó el catecismo:

No se dejen manipular, actúen como buenos ciudadanos, como demócratas; el que se deja manipular, el que actúa en función de intereses de grupo, sectarios, no es un buen ciudadano, no es demócrata. Y para que quede claro, no está actuando en el marco de definición de principios de la Cuarta Transformación, aunque diga, porque había también la falsedad de decir ‘soy de izquierda’: el corrupto no es de izquierda, el que hace trampas no es de izquierda, al que no le importa el pueblo no es de izquierda; puede ser conservador, eso sí, pero no de izquierda”.

Según el Presidente de la República, ya nadie quiere ser manipulado,o nadie va a permitir ser manipulado.

Así las cosas, los únicos borregos que existen son los de Morena que pastorea el líder de masas e ídolo de multitudes; son como los borregos australianos, finos, bien alimentados y balan diferente.

POR LUIS SOTO

LUISAGENDA@HOTMAIL.COM 

@LUISSOTOAGENDA

eadp