La Revolución Industrial 4.0

Innovaciones tecnológicas ponen en riesgo millones de puestos de trabajo. Pero al mismo tiempo abren nuevas oportunidades para los trabajadores

Estamos en los albores de una profunda transformación el mundo del trabajo. El impacto de las nuevas tecnologías está generando lo que se ha denominado como industria 4.0, o cuarta revolución industrial. Entre otros elementos, la inteligencia artificial, la robótica, los robots y máquinas inteligentes y el llamado internet de las cosas, modificarán los modelos de organización del trabajo. Esto sucederá aún más rápidamente a lo largo de las próximas décadas. Aunque es difícil predecir cómo será el mercado laboral del futuro, lo que resulta cierto es que muchos empleos que hoy realizan seres humanos serán automatizados o estarán a cargo de robots “inteligentes”.

Estas innovaciones tecnológicas y su incorporación en los procesos productivos ponen en riesgo millones de puestos de trabajo. Pero al mismo tiempo abren nuevas oportunidades para los trabajadores, siempre y cuando, junto con los empresarios y gobierno, seamos capaces de entender la magnitud del cambio y adoptemos a tiempo medidas que permitan tomar ventaja de lo que irremediablemente sucederá.

Ante este panorama, el movimiento sindical también tiene que evolucionar, no sólo para adaptarse, sino sobre todo para adelantarse y proponer nuevas políticas públicas y nuevos modelos de capacitación y reconversión de los trabajadores para que, en lugar de quedar en el desempleo, encuentren nuevos trabajos, con mayores ingresos, y México pueda desarrollar como un polo de desarrollo de la industria 4.0 en el futuro.

CATEM ya inició programas de capacitación y certificación para los trabajadores. Las empresas necesitan mano de obra calificada y nosotros podemos proporcionarla. Enfrentamos así el futuro con acciones concretas. Pero tenemos que ir mucho más lejos. Por ello proponemos un plan de cinco puntos que constituya la base de la nueva política laboral de la 4T, en especial para los jóvenes:

1. Crear un fondo para la capacitación permanente de los trabajadores.

2. Estructurar un programa de acción entre empresas y sindicatos para identificar perfiles idóneos para las nuevas plazas laborales.

3. Establecer una mesa de coordinación entre empresas y sindicatos para elaborar estrategias que permita cuidar los empleos y maximizar la productividad.

4. Trabajar con las universidades en nuevos programas de capacitación permanente.

5. Colaborar con los organismos internacionales para adoptar las mejores prácticas a nivel internacional en materia de industria 4.0.

O actuamos ahora, o el futuro nos alcanzará. Estas ideas germinales pueden ser la base de una política pública de largo aliento en la que trabajadores, empresarios y gobierno actuemos juntos para dar un gran paso hacia delante.

POR PEDRO HACES BARBA
SECRETARIO GENERAL DE LA CONFEDERACIÓN AUTÓNOMA DE TRABAJADORES Y EMPLEADOS DE MÉXICO (CATEM)
@PEDROHACESO


lctl



Compartir