Haz tu denuncia aquí

La suerte de Maléfica

Este fin llega a la cartelera Maléfica: Dueña del Mal, para tratar de redimirse, luego del fracaso de la primera entrega en 2014, pero ¿Lo logrará?

OPINIÓN

·

Antes de arrancarme, me gustaría abrir un paréntesis para hablar un poco de Joker, y de todas las cosas maravillosas que están sucediendo alrededor de la película Phoenix. Creo que debería referirme al filme como El Bromas, luego de que un ocioso modificara un póster haciendo parecer que la película Guasón se promociona en España como El Bromas. Una verdadera joya de internet, pues desde entonces y hasta ahora, se han creado cientos de memes.

También se empezó a hacer viral el bailecito que hace Phoenix en un momento de la cinta (que lo pueden ver en el tráiler) y ahora aparecen varios sujetos disfrazados de payasos imitando dicha coreografía. Y es que Guasón (el de Joaquin Phoenix) ya se convirtió en un personaje de culto, lo cual ha provocado que, aunque la película se estrenó hace unas semanas, siga reinando la taquilla y haya logrado ganar más de 563 millones de dólares.

Pero más allá de todo, lo que me encanta es la conversación que se ha abierto, específicamente de la enfermedad mental y el rechazo social que naturalmente existe hacia todas aquellas personas que sufren algún padecimiento.

Cierro paréntesis y ahora sí hablemos de Maléfica: Dueña del mal. El filme llega 5 años después de su antecesora, pero en esta ocasión bajo la dirección del noruego Joachim Rønning, que en 2012 nos regaló la fabulosa Kontiki, nominada al Oscar. Es importante hablar del director porque creo que gracias a él se logró un mejor resultado de lo que vimos en la primera entrega que desde un inicio se planteó como la versión en live action de La Bella Durmiente, pero contado desde la perspectiva de la villana de la historia: Maléfica. Y eso sonaba muy bien como premisa, porque como ya lo he dicho, amo las historias de “la burra no era arisca, la hicieron” y toda esa parte en donde nos cuentan cómo fue que se corrompió el personaje de Maléfica, que es muy interesante. Sin embargo, en aquella cinta, creo que Angelina Jolie estuvo mal dirigida, y sin duda escoger a Elle Fanning como la princesa Aurora no fue la mejor opción, pues le faltó fuerza y ángel, que ni la misma Jolie logró mantener. En esta segunda entrega y a pesar de que había logrado redimirse en la anterior, el personaje vuelve a ser temido por todos, pero sobre todo odiado por la familia del príncipe Philip, con quien Aurora contraerá matrimonio. Así es como entonces vemos enfrentarse a las dos suegras. La película es mucho mejor que la primera, pero de nueva cuenta la falta de personalidad de Elle Fanning como Aurora, más la de Harris Dickinson como el príncipe Philip, le resta fuerza al filme que tanto Jolie como Pfeiffer, se esfuerzan mucho en mantener a flote. Tiene sus momentos divertidos y en general es entretenida, pero de esas que se te olvidan en el estacionamiento del cine.

POR LINET PUENTE
COLUMNAS.ESCENA@HERALDODEMEXICO.COM.MX
@LINETPUENTE



lctl