Haz tu denuncia aquí

Nueva política exterior mexica

No apelamos sólo a la tradición, sino también a la imaginación, subrayó El Carnal Marcelo Ebrard

OPINIÓN

·
Embajadores y cónsules de México en todo el mundo, que tradicionalmente se reúnen en la cancillería a partir la rosca de Reyes, se quedaron medio perplejos cuando escucharon el llamado de su jefe a “rediseñar la política exterior del país”, la cual estará identificada con las causas globales como los derechos humanos, el fortalecimiento de los valores democráticos, la preocupación sobre el cambio climático y una nueva política de coexistencia y correlación con América del Norte y América del Sur. No apelamos sólo a la tradición, sino también a la imaginación, subrayó El Carnal Marcelo Ebrard. Anunció que esta semana se iniciarán varios procesos para diseñar la nueva política exterior. Como el canciller vio que los integrantes del Servicio Exterior Mexicano se incomodaron, aclaró, palabras más, palabras menos: No porque se les haya secado el cerebro y no tengamos ideas, sino porque los respetamos, les informamos el cambio. Apenas estaban digiriendo las palabras de Marcelo, cuando el senador Ricardo Monreal, quien también participó en la partida de Rosca de Reyes, les dijo: En su calidad de agentes diplomáticos del Estado Mexicano se les ha pedido promover la imagen de México como un país ordenado, atractivo para las inversiones; una nación en donde se pueden hacer negocios y un socio confiable. Pero “muchas de las virtudes que exaltaron, se convirtieron en retórica hueca (o sea eran falsas, acotan los observadores) cuando no se vieron acompañadas de acciones de políticas públicas que las sustentaran y, peor aún, cuando las acciones fueron en sentido contrario”. Lamentablemente, agregó, en el mundo ha crecido “el proteccionismo y el nacionalismo vitriólico” y han cambiado los intereses y alianzas de potencias globales y regionales. Ante ello, México debe ser el arquitecto de su realidad y de su posición de este paradigma. El espacio de influencia de nuestro país por excelencia es Centroamérica, por afinidad histórica y cercanía, pero también por realidades estratégicas de desarrollo. ¿Y qué vamos a hacer con los países de esa región que están más fregados que nosotros? Comentaron entre sí algunos asistentes. Monreal dejó en claro que a partir de ahora nuestra diplomacia se desarrollará “no con discursos vacíos ni con añoranzas del pasado, sino con acciones concretas, consistentes y congruentes con el momento que se vive”. Y les advirtió: En el senado vamos a hacer valer la facultad constitucional de revisar y vigilar la política exterior, así como la de ratificar nombramientos de embajadores y cónsules, es decir, “los vamos a cuidar de manera muy seria para que la representación diplomática no sea simplemente un acto protocolario". ¡Que somos bola de qué…! Exclamaron aludidos. Partida la… rosca, y para finalizar, el senador expresó al personal diplomático en general su respeto y el deseo de que tengan un gran desempeño. “México los necesita mucho. No es cierto que seamos facciosos, eso es totalmente falso”, aclaró. Improvisar sin claridad genera el caos, apuntan los especialistas. La bisoñez, dicen otros.  

luisagenda@hotmail.com

@luissotoagenda