Haz tu denuncia aquí

Héctor Escalante: El EZLN, el rock y las convicciones que se van

Sus maneras de comunicar han cambiado, pero siempre han sido críticos al gobierno, cualquiera que éste sea y del color que sea, y en todo momento

OPINIÓN

·
El 1 de enero de 1994 despertamos con un movimiento armado que le declaró la guerra al gobierno de Carlos Salinas de Gortari. El Ejército Zapatista de Liberación Nacional salió a la luz y no sólo fueron vistos por los millones de mexicanos, sino por el mundo entero. Fueron la voz de muchos, fueron la inspiración de más de una generación y tuvieron el reconocimiento de todo el planeta. Alrededor del zapatismo hubo mucho apoyo cultural, intelectual y musical. Apoyo de la izquierda que se volcó de manera importante y abrazó al movimiento. Las demostraciones de apoyo se dieron de diversas maneras, el EZLN fue la voz de millones en el país, la empatía con ellos fue inmediata porque alzaron la voz al gobierno, a la injusticia. Nadie puede negar que el movimiento zapatista se ha mantenido firme con los años. Lo mismo criticó a Salinas que a Zedillo, Fox, Calderón o Peña, sus maneras de comunicar han cambiado, pero siempre han sido críticos al gobierno, cualquiera que éste sea y del color que sea, y en todo momento. Los ofendidos se dan cuando se sienten afectados, sin embargo, la crítica no puede solo ser parcial, tiene que abarcar a todos, alabar a un solo líder sin cuestionarlo es aún peor. Durante décadas diversos músicos y bandas como Café Tacuba, Panteón Rococó, Caifanes o la extinta Santa Sabina, entre muchas otras, mantuvieron cercanía y apoyo con el zapatismo. Conciertos, eventos, discos o canciones en favor de la causa circularon durante todo este tiempo. Nunca los dejaron solos en sus dichos, en su lucha. Hoy el pecado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional es hablar mal del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, de hablar mal del Presidente. Aun cuando llevan 25 años criticando gobiernos, criticando a los políticos, dando la batalla con sus textos, con su gente. La convicción de muchos quedó silenciada con el último comunicado del Ejercito Zapatista, varios de aquellos que durante décadas estuvieron convencidos de Marcos, Galeano o el pasamontañas, hoy esconden sus cabezas y sus caras, ni si quiera dando la batalla como los propios zapatistas, sino en silencio y algunos, incluso, denostando contra ellos en redes. Es lamentable ver el ataque a todo lo que no les represente, el zapatismo lleva 25 años dando la lucha, el zapatismo será crítico al gobierno de AMLO y a cualquier otro. Ojalá que las convicciones de muchos se queden porque las de otros se diluyen de manera patética y esos apoyos que daban se convierten en descalificaciones y todo porque parece que en este país está prohibido pensar y criticar, aún cuando eso hace más daño. 25 años después para muchos el zapatismo es “Mafia de poder”, para el presidente López Obrador, quien alguna vez estuvo con ellos, son ahora unos provocadores y para muchos que los apoyaron hoy no son nada. El texto que circularon hace una semana comenzaba así: “estamos solos como hace 25 años”, nada más cierto que eso. Peor aún, hoy ya también son los malos de la película, porque lo dice el señor Presidente.