Haz tu denuncia aquí

África: Continente olvidado

Muchos países aún permanecen en guerras

OPINIÓN

·
Víctima de un proceso de colonización despiadado que duro más de siete décadas y que aún después de declaratorias de independencia siguió vigente, aunque de manera velada, África, en general, devino en un continente depredado a más no poder y sin posibilidades de iniciar un desarrollo propio, pues sus antiguos colonizadores nunca tuvieron en mente dejar obras de infraestructura que coadyuvaran a su desarrollo futuro. Llegaron, devastaron y se fueron. Aún peor, no dejaron estructuras jurídicas que hubieran permitido un desarrollo ordenado dentro de marcos de convivencia claramente establecidos asegurando su evolución como grupos sociales civilizados; por el contrario, en la mayoría de los casos los colonizadores abandonaron esos países sin la menor consideración acerca de su futuro. El resultado es qué a la fecha, a décadas de sus procesos de independencia, muchos de ellos aún se encuentran inmersos en guerras intestinas que lo único que han logrado es dolor y más pobreza en sus comunidades. Tales son los casos de países como la República Central Africana y su “guerra olvidada” de más de cinco años que ha arrasado con poblaciones completas lo que le ha significado en el presente ser uno de los países más pobres de la tierra no obstante sus grandes riquezas naturales como reservas petrolíferas, vetas de diamantes, uranio, maderas preciosas, tierras aptas para la mejor agricultura, etc. En mayor o menor medida es la situación que ocurre en otros países de ese continente como Nigeria, Somalia, Sudán del Sur, etc., que también se debaten en luchas internas por el poder sin que haya visos de solucionar su situación. En pleno siglo XXI África vuelve a enfrentar los peligros de nuevos métodos de colonización de los cuales naciones con planes de expansión como lo es el caso concreto de China ha iniciado una fuerte embestida a países del África Sub Sahariana ofreciéndoles financiamientos blandos para el desarrollo de grandes proyectos de infraestructura como presas, ferrocarriles, carreteras, o bien, Rusia, que aprovechando las relaciones de antaño de la extinta URSS que busca restablecer vínculos de dependencia con países como Namibia, Zimbabue, Angola, Mozambique, etc. Ojalá en esta ocasión los países africanos logren términos de negociación adecuados con sus nuevos socios que permitan su despegue hacia estadios de desarrollo que ofrezcan a sus poblaciones mayores niveles de bienestar y abatimiento de la pobreza.