Haz tu denuncia aquí

Finanzas sigue sin pagar

El gobierno capitalino ha sido incapaz de regularizar los pagos al personal de varias dependencias

OPINIÓN

·
El Gobierno de la Ciudad de México hizo varios cambios para reestructurar a las diferentes dependencias y fue la Secretaría de Finanzas la que se convirtió en una suerte de súper dependencia, encargada de recaudar y también del manejo de personal en la administración de Claudia Sheinbaum. Estos ajustes tienen a una gran parte de la burocracia sin cobrar. El nuevo gobierno capitalino entró en funciones el 5 de diciembre y se le hizo muy complicado manejar la nómina, pues no pagó a tiempo a los trabajadores las quincenas de diciembre ni el aguinaldo. Una de las razones es que despidieron en Finanzas al personal que manejaba el sistema de pagos. Es lógico que la nueva administración quisiera hacer un cambio radical con el manejo de personal, sobre todo por los excesos cometidos por los perredistas en la Ciudad de México; por ello, empezaron los recortes en todas las áreas de gobierno, pues se encontraron de todo: desde la gente que sí trabajaba, los aviadores y las cuotas partidistas. La tijera fue pareja, sin embargo, la Secretaría de Finanzas ha sido incapaz de regularizar los pagos al personal que continúa trabajando en las diferentes dependencias y sigue por necesidad esperando una respuesta, aunque no se quejan por el miedo al recorte. La información no es clara y no fluye para darle certeza a los trabajadores. Sean personal de estructura o de honorarios, no saben cuándo van a cobrar. Por ejemplo, en la Consejería Jurídica o Desarrollo Social les dicen que será a fin de mes cuando les paguen enero completo, pero en Medio Ambiente les comentan que el pago puede tardar hasta tres meses. Es necesario que desde Finanzas muestren un poco de sensibilidad con la gente que vive al día. A eso hay que sumarle la crisis de los trabajadores de Nómina 8, denominado estabilidad laboral, que en varias alcaldías han ejercido presión, algunos con razón y otros por encargo de sus líderes, pero que sigue sin resolverse. A mediados de 2018 eran 32 mil 600 trabajadores en esa condición, un número bastante considerable. Al frente de Finanzas, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, puso a Luz Elena González, desapareció la Oficialía Mayor para que esta secretaría se hiciera cargo de toda la responsabilidad del personal. Tiene lógica si se piensa en reducir la burocracia, pero hasta el momento continúan los problemas operativos. González Escobar no es una novata en la administración pública, por eso le encargaron una responsabilidad tan importante para la ciudad, pero es necesario acelerar los procesos y no violentar los derechos de los trabajadores, el primero de ellos es su pago. Seguramente la primera línea del gabinete ya cobró su sueldo, difícilmente alguno de ellos viva al día, sería bueno que se pusieran en los zapatos de quien no está en su condición. Si se han retrasado en la depuración del gobierno es porque no previeron esa situación desde la transición.  

barajasurias@gmail.com

@esbarajas