Haz tu denuncia aquí

Hasta nuevo aviso

En torno a la Guardia Nacional no existe un acuerdo mínimo en el Senado

OPINIÓN

·
Estamos tan entretenidos con el tema de la guerra contra el robo de gasolina que encabeza Andrés Manuel López Obrador, que la opinión pública no ha advertido que la aprobación de la Guardia Nacional por parte de la Cámara de Senadores está empantanada. De manera voluntaria o no, el huachicol ha servido como caja china o una cortina de humo para no ser conscientes del nivel de desacuerdo que existe entre los senadores sobre la nueva corporación policiaca emanada desde las filas de las Fuerzas Armadas. Una vez que la iniciativa para la creación de la Guardia Nacional, como la entiende la Cuarta Transformación, fue aprobada por amplia mayoría en la Cámara de Diputados, pasó a la Cámara de Senadores en el marco del periodo extraordinario de sesiones abierto para ese fin. La falta de acuerdos en el Senado se hizo evidente. Miguel Ángel Osorio Chong, líder de la bancada priista, reveló que, ante el interés de los senadores de Morena de impulsar otro periodo extraordinario de sesiones para sacar adelante el dictamen, se negoció en la Junta de Coordinación Política que éste sea ventilado en el periodo ordinario que inicia el uno de febrero. Osorio Chong dijo que en torno a la Guardia Nacional no existe un acuerdo mínimo debido a la gran cantidad de observaciones que tiene el dictamen enviado por los senadores. “Otro extraordinario no es el camino, queremos una discusión seria y responsable. Me llama la atención esta decisión unilateral que se está tomando”, remató el ex secretario de Gobernación. Ricardo Monreal, líder de los senadores de Morena y presidente de la Junta de Coordinación Política, pidió que el Senado no debe dejar pasar el tiempo para discutir el dictamen de la Guardia Nacional para que no se corra el riesgo de que el tema se empolve o se archive. Hizo un llamado urgente para aprobar el dictamen y aseguró que muchas de las resistencias que hay en torno a esta agrupación policial nacional se deben a los atavismos ideológicos, “no hay tal militarización del país”, apuntó. Monreal advirtió a la oposición de que el tema de la Guardia Nacional no da para regateos, aunque reconoció que la cantidad de observaciones al dictamen, perfilan que éste sea devuelto a la Cámara de origen. Y para colmo, el domingo pasado, Óscar Eduardo Ramírez, senador y presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales anunció a la Mesa Directiva que la discusión del dictamen se posponía “hasta nuevo aviso”. La Guardia Nacional es una buena idea para habilitar la presencia militar en actividades policiacas, pero su presentación, criterio e implementación se han complicado demasiado. No hay nada peor que una iniciativa que nace sin credibilidad. Ya será para la otra.

Corazón que sí siente: Hay “escribidores” que para que los lean tienen que narrar obscenamente cómo se encuentran pedazos de ser humano en Tlahuelilpan, Hidalgo. Amarillistas disfrazados de periodistas. Qué pena.

 

jesus.martin.mendoza001@gmail.com

@jesusmartinmx