Haz tu denuncia aquí

¡Salud!

No funcionan los centros de salud, ni los hospitales; no hay médicos ni medicinas en ninguno de los dos

OPINIÓN

·
Antes del brindis de Año Nuevo, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó lo que todo México sabía: que el sistema de salud pública en el país está destruido. Los centros de salud viven en el desorden; el IMSS, el ISSSTE, la Secretaría del ramo y los institutos de salud de los estados están en ruinas. Todo eso lo vamos a arreglar, prometió. No en el corto plazo porque sería demagogia, aclaró. Pero me canso ganso que en el mediano plazo levantamos el sistema, quiso decir. López Obrador expuso que en el sexenio de Enrique Peña Nieto privilegiaron la Reforma Educativa —que se politizó por la carga ideológica—, mientras se destruía por completo el sistema de salud pública. No funcionan los centros de salud, ni los hospitales; no hay médicos ni medicinas en ninguno de los dos… los servicios están desintegrados; por un lado, el ISSSTE, por otro el IMSS. La Secretaría de Salud que quedó a nivel federal como un cascarón, tiene sólo ocho hospitales. Se transfirieron los servicios de salud a los estados sin la organización ni recursos suficientes, sin el manejo honesto suficiente, sobre todo en la compra de medicinas!. ¡No tuvieron madre! Le faltó decir. Y denunció la corrupción en todo el sistema al referirse a que existen centros de salud y hospitales inconclusos porque les importaba nada más dar el contrato para construir la obra, quedarse con una parte del presupuesto y dejar en proceso la obra. Hay muchos hospitales abandonados y los que están terminados no tienen equipo médico ni personal. Prometió que, en seis meses, con 90 mil millones de pesos que hay en un fondo para el nuevo sistema de salud, va a reconstruirlo. Empezando por el sursureste y siguiendo por el norte del país. El encargado de los actos de magia, perdón de reconstruir el sistema de salud en todo el país, será germancitoelhombrecito.com, actual director del IMSS, quien de salud no sabe nada, pero trae en la bolsa decenas de miles de millones de pesos que manejaba el extinto Seguro Popular, que durante muchos años fue botín económico de los gobernadores de los estados, quienes inflaban el padrón de beneficiarios para que el gobierno federal les diera cada año más billete, el cual gastaban en todo, menos en el sector salud. Los perplejos cuestionan: ¿Y los secretarios de salud del gobierno federal estaban pintados? ¿Eran cómplices? Y preguntan: ¿Los millones de personas que requieren servicios de salud oportunos y eficientes podrán confiar en Germancito? Y es que como político fue un perfecto fracasado en la secretaría de la Función Pública, y en la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, antes de chaquetear con Morena, agregan. Bueno el doctor José Narro, José Antonio González Fernández, Juan Ramón de la Fuente, quien no curaba ni una gripe, y otros tantos titulares de Salud dejaron al sector patas para arriba, podrían responder los paleros de Germancito. @LUISSOTOAGENDA