Haz tu denuncia aquí

Óscar Sandoval: Al Pueblo de México…

El nuevo escenario pone en la cancha del empresariado mexicano y también de las estructuras corporativas de la iniciativa privada una enorme responsabilidad de colaboración

OPINIÓN

·
La incertidumbre es la peor expresión del riesgo, especialmente cuando es el eslabón entre las consecuencias de las decisiones de gobierno y los impactos a la estabilidad económica. Basta recordar aquellas épocas en donde las devaluaciones tomaban por sorpresa a la mayoría, o los tiempos en los que el periodo de transición del gobierno federal tenía como común denominador la especulación política y económica. La reunión del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, con la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León, deja nuevamente claro que en estos momentos el riesgo no está en la incertidumbre sobre lo que va a hacer o quiénes van a ocupar las principales responsabilidades en la estructura gubernamental. El nuevo escenario pone en la cancha del empresariado mexicano y también de las estructuras corporativas de la iniciativa privada una enorme responsabilidad de colaboración, que en el discurso pareciera únicamente un acto de buena voluntad para lograr los objetivos, pero que en el fondo es vinculante. Por un lado, no se pueden llamar sorprendidos, por otro, tienen que tomar decisiones en función de la siguiente premisa: ¿cuáles van a ser las consecuencias de las políticas públicas a implementar que ya conocen? La ecuación López Obrador–México es concreta: un marco legal acorde a las decisiones de gobierno, posterga para años posteriores una reforma fiscal, promueve la inversión pública y privada, sin dejar de la política social y poniendo especial atención a una de las principales demandas de los mexicanos, seguridad pública. En esa reunión con la Caintra, en la que también estuvo presente Graciela Márquez Colín, quien será titular de la Secretaría de Economía con próxima residencia en Nuevo León, también se dejó claro el papel que juega el Pueblo de México en el gobierno electo. Entre las preguntas de los asistentes llama la atención una de las preguntas de la presidenta de la Comisión de Mujeres Empresarias de Caintra, en la que básicamente pide deducción de prestaciones laborales al 100 por ciento. Habrá muchos economistas que estén en desacuerdo con esto y con las consecuencias que tiene, sin embargo, lo trascendente es que muchas de las cosas que sorprenden a ciertos grupos de poder económico, en realidad son demandas de la gente, que es a lo que López Obrador está respondiendo en el corto, mediano o largo plazo. Tengámoslo en el radar tomanando decisiones no respecto al ideal, sino frente a nuestra realidad. Asumamos que todos somos Pueblo de México, definamos qué queremos y demandemos ser escuchados.