Haz tu denuncia aquí

Puebla: Los precedentes y la espera

A pesar de todo, el resultado del recuento en Puebla no será definitivo, puesto que los tribunales aún deben resolver otro tipo de agravios que esgrimió Morena

OPINIÓN

·
El recuento de los votos de la elección de gobernador en Puebla establece un importante precedente en la dinámica electoral del país. Con esa decisión, el Tribunal estableció un mecanismo que dará certeza sobre los votos emitidos el primero de julio. Como la diferencia entre el primero y segundo lugar fue de 125 mil votos, difícilmente el resultado del recuento cambiará mucho los datos. Tendría que haber ocurrido una infame cadena de errores en los cómputos, desde la casilla, el llenado de las actas y en los cómputos oficiales que realizó el OPLE, siempre con los partidos políticos de testigos. Es más, muchos de los paquetes electorales ya se recontaron en los cómputos distritales. Dado que se está pidiendo la nulidad de la elección, pareciera que la decisión del Tribunal está más bien orientada a descartar que haya existido una práctica sistemática por parte de las autoridades, o que haya ocurrido un error repetido consistentemente que pusiera en duda el resultado. En todo caso, el precedente es importante porque está vinculado con las causales posibles para anular una elección. Se suponía que, con la apertura de paquetes prevista en la ley durante los cómputos distritales, el grito de “voto por voto” del 2006 había quedado conjurado. A partir de ahora, la solicitud de recuentos totales será la tónica en cada elección, sin importar la diferencia de votos o lo que hayan concluido los consejos distritales. A pesar de todo, el resultado del recuento en Puebla no será definitivo, puesto que los tribunales aún deben resolver otro tipo de agravios que esgrimió Morena. Pero sea cual fuere la decisión sobre la posible nulidad de la elección, lo importante serán los argumentos que construya el Tribunal. La última vez que una elección de gobernador fue anulada, Colima en 2015, la evidencia fue la intervención del gobierno del estado en la movilización de personas para favorecer al candidato oficialista. En ese caso, el OPLE no habría tenido responsabilidad. Al momento, el recuento de votos en Puebla continúa y conforme pasan las horas crecen dos expectativas contrarias: una, que afirma que el resultado se confirmará, lo cual opacará la posibilidad de que el Tribunal anule la elección; y otra, que afirma que se descubrirán tantas irregularidades que apuntarán a la nulidad de la elección. Entonces habrá que revisar los argumentos para hacer valer otro tipo de causales de nulidad, como la presunta compra de votos, rebase de los topes de gastos de campaña, etc., etc. En ese caso, el responsable no sería el OPLE, sino los equipos de los candidatos. En la anulación de la elección de la Alcaldía de Coyoacán, fueron argumentos externos a la actividad del OPLE, (violencia de género, intimidación en la campaña, etc.) los que condujeron al fallo del Tribunal. Al igual que en Puebla, habrá que esperar el veredicto final de la Sala Superior para tener criterios claros de los elementos que pueden o no ser la base para anular una elección.   ARTURO SÁNCHEZ GUTIÉRREZ DECANO DE LA ESCUELA DE GOBIERNO DEL TEC DE MONTERREY @ARTUROSANCHEZG