Haz tu denuncia aquí

Zedillo: una propuesta a pensar

El grupo que lidera el expresidente aboga por regular la producción, venta y consumo de las drogas

OPINIÓN

·
La debilidad del Estado de Derecho en México puede ser vista como una de las principales causas del narcotráfico y el crimen organizado, de acuerdo con un reporte que aboga por la regulación del la producción y comercio, así como la despenalización del consumo de drogas. El texto fue elaborado por un grupo encabezado por Ernesto Zedillo Ponce de León, quien fuera presidente de México entre 1994 y 2000, que ya hace una década aboga con otros exgobernantes por el cambio de actitudes antes las drogas y suavizar una política que considera impuesta por EU y de consecuencias negativas para México. Zedillo no es un personaje simpático, pero no tiene que serlo. Su actitud respecto a la prensa, ya fuera del gobierno, fue de rechazo. Su principal virtud, sin embargo, fue una actitud pragmática ante la necesidad política, ejemplificada por su reconocimiento del triunfo del opositor Vicente Fox en las elecciones presidenciales del 2000, que le dio credenciales democráticas y de tolerancia que lo han hecho un personaje agradable a la academia. "Porque pensamos que las drogas hacen daño es por lo que creemos que deben ser reguladas por el estado", dijo Zedillo ante el Comité Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi). Es un buen punto, por más que el señalamiento parezca un contrasentido a la queja en torno a la extrema debilidad del Estado de Derecho en México. Pero de acuerdo con Zedillo y sus acompañantes, no tiene que ser necesariamente así. Sería posible que la intervención estatal originara los recursos para fortalecer al Estado de Derecho, que en su opinión es posible "mediante la realización de una revisión exhaustiva e inteligente, seguida de una transformación a fondo de las instituciones de justicia y seguridad, de acuerdo con criterios internacionalmente conocidos y probados con eficacia". El documento y la propuesta parten de un hecho incontrovertible: La política de combate a las drogas ha sido más negativa que positiva para México, al grado que podría ser una de las razones de descenso en las expectativas de vida de los mexicanos. La solución propuesta es simple, pero muy complicada. Legalizar y regular la producción y comercialización de drogas, despenalizar su consumo, implica, entre otras cosas, matizar acuerdos internacionales que han sido la ley de la tierra y de paso la posibilidad de un choque con Estados Unidos, el principa2l promotor de una política que Zedillo consideró "estúpida", pero también el mayor consumidor y tal vez productor de drogas sintéticas. La relación con Estados Unidos, creen Zedillo y sus colaboradores, no sería afectada necesariamente, si se logran entendimientos políticos y se ofrecen garantías. La idea, en todo caso, amerita examen y parece oportuna: el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, favorece despenalizar el consumo de mariguana y ofrecer alivio legal a los campesinos que la cultivan. JOSE.CARRENO@HERALDODEMEXICO.COM.MX @CARRENOJOSE1