Haz tu denuncia aquí

Javier García Bejos: Retiembla la tierra

En menos de un par de semanas, dos episodios pusieron a prueba la resiliencia de nuestro país

OPINIÓN

·
Eran las 13:14 horas del 19 de septiembre del año pasado, cuando un sismo de 7.1 grados cimbró el centro del país, justamente 12 días después del terremoto que sacudió a Oaxaca y Chiapas. En menos de un par de semanas, dos episodios demoledores pusieron a prueba la resiliencia de nuestro país. Sin embargo, como en 1985 y otros eventos similares, los mexicanos levantamos el puño en alto y demostramos que nuestra fortaleza más grande es y será siempre la solidaridad. Al acercarse estas fechas, recordé cuando por parte de la Secretaría de Desarrollo Social visité Chiapas. Ante el miedo en la mirada de todos, no paraba de temblar todo el tiempo, todos los días posteriores a los terremotos. El calor abrazador de la costa se combinó con el olor a derrumbe y el dolor de la gente que no sabía qué seguía. En el Paredón, pequeña comunidad pesquera del municipio de Tonalá, parecía que algún gigante había aplastado todo a su paso; los sismos no avisan, solamente suceden y, por eso, el miedo era permanente cuando en donde vives las réplicas eran parte de un paisaje invisible. Sin embargo, frente a la adversidad, fui testigo de la gran labor que se hizo entre las dependencias de los tres niveles de gobierno, las Fuerzas Armadas, las organizaciones de la sociedad civil y la ciudadanía para levantar escombros, entregar víveres y dar cobijo a los miles de afectados. Día y noche, se trabajó para restablecer el suministro de agua y electricidad, preparar comida caliente a través de los Comedores Comunitarios, ejecutar obras a través del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social y facilitar servicios médicos para los afectados; el trabajo en equipo evitó una crisis humanitaria en las zonas más vulnerables del país. Ayer, en el primer aniversario, la ciudadanía guardó un minuto de silencio en memoria de las 369 víctimas oficiales del 19S, previo al Macrosimulacro realizado en todo el territorio nacional. En todas las ciudades, al mismo tiempo, todas y todos nos unimos en la conmemoración y recordamos la importancia de fortalecer la cultura de la Protección Civil. Quizá esa es la mayor lección de estos sucesos: juntos debemos incrementar las actividades de prevención para siempre estar preparados. Han pasado 33 años desde aquel sismo que cambió al país, y 365 días del momento en que recordamos que México es más grande que sus problemas. Al observar el izamiento de la bandera a media asta en el Zócalo, durante el acto encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto, recordé también que falta mucho para completar la reconstrucción al 100 por ciento, y todos deberíamos seguir apoyando desde cualquier trinchera. Pasará el tiempo, pero un hecho es indiscutible: esa unión que demostramos, no puede ser exclusiva de una emergencia o una situación en particular. Juntos, debemos enfrentar cada obstáculo que se nos presente, porque al final esta patria es de cada uno de nosotros. Todos somos México.   JAVIER GARCÍA BEJOS COLABORADOR @JGARCIABEJOS