Haz tu denuncia aquí

Las dos guerras perdidas

Peña recibió un saldo negativo, y lejos de reducirlo, lo aumentó considerablemente en todos los puntos, aunque Alfonso Navarrete Prida no quiera reconocerlo

OPINIÓN

·
¿Cuál es la diferencia entre la guerra contra la delincuencia organizada que declaró Felipe Calderón y perdió, y el país que dejará Enrique Peña Nieto, que, según su secretario de Gobernación, “no está en guerra, pero sí enfrenta un grave problema de inseguridad, aunque no está generalizado”? Pues los muertos. El saldo negativo de Calderón al terminar su sexenio fue cercano a las 100 mil muertes y miles de desaparecidos; aumento en el consumo e drogas, incremento del narcotráfico en territorio nacional y hacia EU; ingreso permanente de armas de alto poder desde la frontera norte; crecientes porciones territoriales en poder del narco y al margen del control del Estado; miles de policías municipales, estatales y federales corrompidos por los delincuentes y a su servicio; las Fuerzas Armadas (Ejército y Marina) alejadas de sus funciones constitucionales e improvisadas como un cuerpo policiaco. Peña recibió ese saldo y lo aumentó considerablemente en todos los puntos, aunque Navarrete Prida no quiera reconocerlo, y lo calaifique de “grave pero no generalizado”, y subrayar que no se deja una crisis completa. ¿O sea, nada más una crisis a la mitad? ¿Qué fue lo que falló en la guerra, combate o simples escaramuzas contra el crimen organizado? Navarrete Prida afirma que en este sexenio fue “la debilidad institucional”, y explica: “llevamos más de ocho años discutiendo el modelo de policía que deben tener los municipios, y no podemos tener una definición legal, de qué debe pasar con las policías municipales”. Para los observadores, el error fue que la nueva estrategia puesta a prueba en Michoacán en mayo de 2013, falló. Y de ahí hasta la fecha, lo único que han dado todos han sido palos de ciego. Casualmente, Calderón inició su guerra con el operativo Michoacán, el 11 de diciembre de 2006, y fracasó su estrategia durante todo el sexenio. Afortunadamente, ayer iniciaron los foros para pacificar al país en el sexenio de AMLO. El gobernador de Campeche entregó al Congreso del Estado su tercer informe de gobierno, en donde da cuenta de las inversiones en educación, salud, agricultura, combate a la pobreza, turismo e infraestructura. En este último rubro destaca el Puente de la Unidad que dejó a medias su antecesor, al cual le han invertido 1,367 mdp. Del gobierno federal actual, Campeche ha recibido recursos de inversión pública por más de 21 mil 400 mdp, más del doble que en las dos administraciones anteriores. Mandó este mensaje a sus críticos: “Espero que los que se dedican a criticar y decir que las obras no se construirán, le dediquen el mismo tiempo a reconocerlas cuando estén terminadas. Espero tengan el valor civil de reconocerlo y no la cobardía que hoy demuestran con sus actitudes mentirosas y pesimistas…”.