Haz tu denuncia aquí

Venezuela, un atentado en duda

El diario El Nacional cita a exmilitares para quienes se pasaron por alto todas las normas de seguridad

OPINIÓN

·
Las dudas en torno al presunto atentado del sábado contra el presidente Nicolás Maduro muestran tanto la polarización dentro de Venezuela como los problemas de credibilidad de un gobierno que se hunde cada vez más en una crisis económica y social. Maduro salió indemne el sábado de un ataque que de acuerdo al menos con la versión oficial, implicó el uso de dos "drones" cargados con explosivos. Las explosiones ocurrieron ciertamente. Pero con la misma rapidez que el gobierno venezolano anunció que se trataba de un complot extranjero y de la extrema derecha, surgieron dentro y fuera de Venezuela las dudas en torno a esa versión. Un grupo autodenominado "Soldados de Franelas", que de acuerdo con versiones de prensa transmite regularmente mensajes de tuit antigubernamenles, envió el mismo sábado uno en el que señalaba: "La operación era sobrevolar dos drones cargados con C4 el objetivo el palco presidencial, francotiradores de la guardia de honor derribaron los drones antes de llegar al objetivo. "Demostramos que son vulnerables, no se logró hoy pero es cuestión de tiempo". #MilitaresPatriotas. Ciertamente, es imposible pensar que en la atribulada y polarizada Venezuela de hoy no haya quienes piensen en atacar al mandatario que encabeza un gobierno alrededor del cual el debate se refiere sólo al tamaño del desastre. Pero hay dudas. Muchas, tanto respecto a las razones que llevaron al gobierno de Maduro a realizar un acto militar en un sitio donde nunca se había hecho, como respecto al atentado y sus motivos. El diario venezolano El Nacional cita a exmilitares para quienes se pasaron por alto todas las normas de seguridad. Otros son más duros. "La 'investigación' oficial del presunto intento de asesinato contra el presidente Maduro toma el rumbo habitual: comenzar con las conclusiones y trabajar hacia atrás", escribió Phil Gunson, consultor de Crisis Group, un organismo sin fines de lucro citado por el diario británico The Guardian. "En un país donde 98% de los delitos queda impune, los detectives del gobierno resuelven este tipo de casos en cuestión de horas", agregó. No faltan tampoco las opiniones de que se trató en realidad de un ataque no sólo destinado a fallar sino a dar al gobierno de Maduro el pretexto necesario para incrementar la represión y consolidar un poder que parece basado cada vez más en la lealtad de la cúpula militar y el clientelismo. Con demasiada frecuencia los gobiernos atribuyen sus problemas a "enemigos externos" y el de Maduro no ha sido la excepción; pero mientras lo hace, la emigración de venezolanos se ha convertido en un problema para los países vecinos, especialmente Colombia, Brasil y Guyana. El problema real es que el gobierno por el que Maduro da la cara, enfrenta una crisis económica, social y política cada vez más profunda, sin que hasta ahora haya mostrado la capacidad para enfrentarla, menos aún para resolverla.