Haz tu denuncia aquí

Grupo Texcoco Vs. Daniel Serrano: La pugna en Morena

Con enjuagues, afinidades y padrinazgos, el partido de Andrés Manuel tiene alerta de que podría ser cómodo a los priistas

OPINIÓN

·
Los jalones y estirones, no sólo por la coordinación del grupo parlamentario de Morena en el Congreso del Estado de México, sino por todo un bloque dentro de ese partido en la entidad que pueda hacer frente al predominante Grupo Texcoco, que lidera Higinio Martínez, están a la orden del día y no cesan. El fin de semana pasado, alcaldes y diputados electos por ese partido se reunieron de uno y de otro lado del ring en que se ha convertido el suelo mexiquense para los fieles a Andrés Manuel López Obrador. No es para menos, pues quienes dominen ese partido en el Edomex controlarán el futuro político del estado más poblado y con mayor padrón electoral, aún sin ocupar el gobierno estatal. Por un lado, está un bloque de 12 alcaldes electos, de los 51 que ganó Morena, y cinco diputados electos, de las 50 curules que se llevó, además de siete legisladores federales y una de las senadoras plurinominales. Este grupo está liderado por el ex representante del partido ante el IEEM y miembro de la Secretaría de Organización de Morena-Edomex: Daniel Serrano Palacios, un “militante de la vida” que puede “ser envenenado con flan napolitano”, según la descripción autobiográfica en su usuario de twitter. Serrano Palacios tiene apenas la mitad de la edad del doctor (como lo conocen en Texcoco) Higinio Martínez, veterano militante de la izquierda perredista –partido que lo llevo varias veces al Congreso como diputado y senador– y hoy detentor de la franquicia Morena en el Edomex, por el peso específico de su grupo. Aún así, Daniel le ha plantado cara a la hegemonía texcocana aglutinando un bloque para desmarcarse de lo que consideran una “insana” cercanía con el poder en el Edomex. Lo acompañan, entre otros, en esta aventura los ediles electos de Coacalco, Darwin Eslava; Nicolás Romero, Armando Navarrete; Ocoyoacac, Anallely Olivares, y Ecatzingo, Rocío Solís Robles. Los diputados y diputadas locales que lo siguen son Alicia Mercado, de Coacalco; Beatriz García, de Amecameca; Elba Aldana, del pobladísimo distrito VI de Ecatepec, y los plurinominales María Elizabeth Millán y Juan Pablo Villagómez. Entre las cartas que están a punto de adquirir están las de dos de los más grandes e importantes municipios conurbados: uno, aquel donde no gobernará la ganadora, sino su ex panista padrino político, que es quien tiene la entrada directa con Andrés Manuel; el otro, donde ganó –según la grey mexiquense– el lopezobradorista más lopezobradorista que el propio López Obrador. Ellos dos, y varios más, están en veremos. ¿Qué es lo más relevante del aglutinamiento de varias críticas al interior de Morena-Edomex? La certeza de que hay una alerta creciente que señala a uno de los grupos del partido con más peso en el Edomex como una oposición cómoda al PRI en el gobierno estatal. Y la duda respecto a que nadie sabe aún si esto ya llegó, o no, a oídos del Gran Tlatoani de Macuspana. CLAVES Hace tres meses, en este espacio, señalamos que las presuntas diferencias y distanciamiento entre AMLO y Slim no eran sino rounds de sombra entre sparrings que pactaron fingir un diferendo, con motivos propagandísticos, y que pronto se reunirían para darle cauce al proyecto del Nuevo Aeropuerto, con más participación de la IP. Ayer, se abrazaron calurosamente. L