Haz tu denuncia aquí

Gustavo Meouchi: El triunfo a partir del muro

OPINIÓN

·
Una metáfora de Simon Weil menciona que dos prisioneros se comunicaban por medio de golpes contra el muro que, a un tiempo, los separa y les permite comunicarse, un ejemplo de que se puede usar un muro como peldaño. Paola Longoria es otro Das un saque proyectando la pelota hacia la pared; ésta la devuelve y bota en el piso la primera vez. Tú debiste colocar el tiro de tal forma que tu oponente no pueda mandarla de nuevo al muro, antes de que bote por segunda ocasión. Con un abuso de simplificación, así podemos definir el raquetbol. Los deportistas de esta disciplina están acostumbrados a lidiar con paredes de varios tipos, porque el deporte que practican está reconocido por el Comité Olímpico Internacional, pero no forma parte del programa de los Juegos Olímpicos. En Europa, África y Asia casi no hay jugadores y los pocos interesados no tienen estructura para ser competitivos, el raquetbol de altura se práctica en América, donde hay competencias de norte a sur. Entre todos los competidores, la mejor es una potosina de veintinueve años, que lleva veinte compitiendo en certámenes internacionales y acumulando todos los triunfos posibles. Su romance con el triunfo no es gratuito, Paola cuenta que era una niña hiperactiva y que sus padres la inscribieron a varios deportes; el reto de trabajar con una pequeña y veloz bola en un espacio cerrado decidió su favorito. Sus padres le inculcaron el equilibrio, por lo que estudió una licenciatura en ingeniería mecánica y una maestría en Ciencias Políticas. Esta mezcla de disciplina y entusiasmo la ha ayudado a destacarse en un deporte poco conocido y alejado de grandes apoyos y patrocinios, pero también a sobreponerse a las derrotas, y a seguir trabajando. Su primera derrota, después de acumular tres años invicta, 152 victorias consecutivas y un US Open, fue un golpe tan fuerte que la hizo pensar en el retiro. Los ganadores a veces no pueden manejar la pérdida. Pero esa experiencia la fortaleció, quitándole el miedo y obligándola a concentrarse; regresó más fuerte y con una conciencia más plena de su compromiso y su amor por el deporte. En 2013, Forbes la colocó entre las 50 mujeres más influyes de México en ese momento, y en 2015 fue votada como la mejor deportista mexicana en la actualidad, según datos de Consulta Mitofsky. Longoria ha decidido usar esa bien ganada notoriedad para difundir su deporte e impulsarlo, y tiene entre sus proyectos a largo plazo abrir una escuela pública de raquetbol para formar nuevos competidores; aspira a contribuir a que éste forme parte de los Juegos Olímpicos. En los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018 obtuvo tres medallas de oro más, compitiendo tanto individualmente como en equipo. Paola y sus compañeros raquetbolistas nos enseñan que incluso podemos tener a los muros como aliados si tenemos la visión, la pasión, la inventiva y la disciplina suficientes, y por eso es un enorme orgullo mexicano.