Haz tu denuncia aquí

El primer reto de AMLO presidente

Urge que el futuro gobierno muestre sus cartas, las verdaderas cartas, para enfrentar a la delincuencia organizada

OPINIÓN

·
Fue demoledora la cifra que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía divulgó al terminar julio. Difiriendo de los datos previamente revelados por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el Inegi concluyó que en 2017 hubo 31,174 homicidios, confirmando las proyecciones sobre que el pasado fue el año más violento del que se tenga registro. Los asesinatos podrán tener distintas motivaciones y pueden ser clasificados de la forma en la que mejor convengan a procuradurías y autoridades en general, pero no es permisible que el fenómeno continúe. Los homicidios crecieron de un año a otro un 27 por ciento y los pronósticos no indican que bajarán pronto. El sexenio de Peña Nieto pasará a la historia por ser en el que más mexicanos se mataron, superando al de Felipe Calderón. Peligroso legado para López Obrador, quien ha dicho que devolverá la paz en un plazo de tres años. Por eso, más allá de hablar de la descentralización, la Reforma Energética o Manuel Bartlett en la CFE, urge que el futuro gobierno muestre sus cartas, las verdaderas cartas, para enfrentar a la delincuencia organizada. Es momento que el próximo presidente y su abrumadora mayoría legislativa echen mano del poder que les otorgó la ciudadanía para confrontar una de las peores espirales de violencia en el mundo. Las cifras de Inegi dan cuenta que los estados que registran más crímenes son Edomex, Guerrero, Guanajuato, Chihuahua y Baja California. Todos seguirán siendo gobernados por mandatarios emanados de partidos distintos al de AMLO. Ninguno de ellos, hasta ahora, ha hecho un pronunciamiento sobre cómo piensan trabajar a partir del 1 de diciembre para abatir esos índices. AMLO ha hablado de organizar foros de pacificación, de revivir a la Secretaría de Seguridad, de encabezar él mismo las reuniones del gabinete de seguridad a las 6 am. Poco se ha abundado en la famosa y criticada amnistía y parece que la propuesta para legalizar la mariguana sufrirá embestidas hasta de la propia bancada morenista. Va siendo hora de entrarle en serio al problema. México es hoy más violento que nunca y, dentro de cuatro meses, Peña dejará el gobierno con un trágico récord tras de sí. Es hora de escuchar seriamente las propuestas, antes de que los muertos de López Obrador (como los de sus antecesores) comiencen a contarse. CONTRASEÑA: Falta menos de un mes para que la nueva legislatura inicie sus labores y Morena todavía no define oficialmente a coordinadores parlamentarios. Aunque AMLO se decantó por Ricardo Monreal para liderar la bancada del Senado, Martí Batres sigue haciendo su luchita y ya presentó un plan para bajar sueldos y gastos de la Cámara alta, con el aval de Yeidckol Polevnsky. Sobre el trabajo legislativo, no cayó muy bien que la ministra en retiro Olga Sánchez Cordero promoviera su agenda personal, por lo que sus propuestas han sido relegadas. Vaya compañerismo.