Haz tu denuncia aquí

Trump: En una lucha política

La Cámara baja tiene una serie de facultades que sirven de hecho a propósitos altamente partisanos

OPINIÓN

·
De creer a medios políticos especializados en los Estados Unidos "los republicanos del Congreso se están preparando para el infierno". Por supuesto, esa predicción ocurrirá siempre y cuando los demócratas logren conquistar las al menos 24 curules que necesitan para cambiar la actual mayoría en la Cámara baja del Congreso estadounidense. En términos más precisos el infierno sería para la Casa Blanca, que dado el estilo personal del presidente Donald Trump guardaría también un espacio especial para sus aliados legislativos. La Cámara baja en el Congreso estadounidense tiene una serie de facultades que sirven de hecho a propósitos altamente partisanos, incluso la asignación de presupuestos y la investigación de presuntos malos manejos del Poder Ejecutivo. En otras palabras, una Cámara legislativa en poder de la oposición política puede poner a cualquier gobierno en una posición de incomodidad y el rencor que hay entre los demócratas y la administración Trump no augura colaboración, sino al contrario. Según los augurios, contenidos en lo que la publicación especializada Axios presentó como un listado que circula en medios republicanos, una eventual mayoría demócrata lanzará probablemente más de una veintena de investigaciones en torno al gobierno del presidente Trump. Los antecedentes, de hecho las demandas de la minoría que los republicanos han logrado bloquear, incluyen indagaciones sobre los pagos de impuestos del mandatario y sus empresas, incluso y de manera muy especial los problemas éticos en la Casa Blanca y las publicitadas ventajas que hayan podido obtener de su actual posición en sus tratos por ejemplo con China. Otros temas serían los despidos del director de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), James Comey, de Fiscales del Departamento de Justicia, los pagos para comprar el silencio electoral de mujeres que tuvieron relaciones extramaritales con él, y problemas asociados con el comportamiento de miembros del gabinete. Las herramientas de trabajo para este tipo de acciones incluyen la realización de audiencias especiales, pesquisas legislativas, interrogatorio de funcionarios, intervención de documentos, y colocada a la Presidencia estadounidense en lo que se definió como "modo defensivo 24 horas al día y siete días a la semana" por los dos años siguientes. La mera existencia de tal documento es una señal de la preocupación de los republicanos y la razón por la que el presidente Trump está empeñado en promover la participación de sus partidarios en las elecciones. En termino reales se puede decir que Trump está luchando por su vida y su gobierno, y que emplea y usarla todos los recursos a su alcance para tratar de evitar lo que hoy parece como una espada de Damocles sobre su cabeza: la inutilización política como mínimo y la posibilidad de un vergonzoso y prolongado juicio de impugnación.