Haz tu denuncia aquí

Sostenibilidad, posible con participación comunitaria

Redes comunitarias, sociales y políticas están modificando sus posturas

OPINIÓN

·
La naturaleza de la posición de las comunidades mesoamericanas en la toma de decisiones políticas cambió ante los últimos acontecimientos que han sacudido la configuración política de la gran región de América Central y el Caribe. Gobiernos, empresas, redes comunitarias, sociales y políticas están modificando sus posturas, lo que ya se refleja en posiciones oficiales y de negociación internacional. Los hechos muestran esas variaciones en los últimos días. La modificación de las relaciones exteriores de El Salvador al establecer relaciones formales con China y modificar su postura frente a Taiwán; el anuncio de las nuevas características de la relación del próximo gobierno de México ante los países de América Central, o el avance en materia de conectividad regional digital, terrestre, aérea y marítima. Otros eventos, como la reconfiguración de los acuerdos comerciales de América del Norte o la salida de Ecuador de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) aparejada de su solicitud de ingreso a la comunidad de países de la Alianza del Pacífico, reflejan la adopción de un nuevo tipo de inserción en el entorno. En ocasiones anteriores, los expertos en el campo del desarrollo regional han hecho un llamado a la sistematización e incorporación del conocimiento histórico sobre avances y dificultades encontrados en cuanto a las condiciones territoriales, humanas y de infraestructura para la integración regional, que se han construido a lo largo de varios siglos, particularmente desde el XIX a lo que va del XXI. Mientras las tendencias de articulación regional están marcadas por la revisión de futuras opciones por parte de los actores comunitarios; en el pasado, los éxitos están vinculados a la participación directa que garantiza las políticas locales no sólo nacionales o regionales. Cuando existe el acuerdo, se avanza. Cuando no se toma en cuenta el interés local, se detiene o camina muy lento. En eso han insistido los actores regionales. Un espacio claro en el que se combinan los intereses de múltiples comunidades es, por ejemplo, el desarrollo de las comunicaciones en las regiones mayas de la región centroamericana, lo que se desarrolle para la costa atlántica del Caribe, o los próximos diseños y desarrollos para la costa del Pacífico mesoamericano, o la conectividad entre ciudades. Puede ser momento para llamar a una conferencia regional sobre la sostenibilidad de la región de Centroamérica y el Caribe, subregiones y regiones con las que se vinculan. En pocas palabras, una conferencia multiactor en la que se pueden considerar la participación de actores locales, regionales y de los diferentes espacios multilaterales. Con la participación de las diferentes comunidades, un espacio para la recomendación de una fresca visión regional, basado en evidencia, facilitaría el entendimiento, apoyado en cadenas de conocimiento para la toma de decisiones de la gran región y para Mesoamérica, desde su complejidad mutidimensional. *Catedrática universitaria