Haz tu denuncia aquí

La incongruencia del artivismo

OPINIÓN

·
  Disidente es quien se separa de la conducta común y deja de reconocer la legitimidad de la autoridad a la que estaba sometido. A esta descripción agregaría que el disidente es quien lleva su rebeldía a nuevos escenarios con tácticas subversivas. Exponer la disidencia en México es un acto obligado, aunque también debería ser una acción de congruencia.   La videasta Minerva Cuevas ha buscado retratar los caminos de la disidencia en México, lo cual hoy celebra con su participación en el festival Videobrasil 2018, que arranca este fin de semana. Minerva es una de las artistas mexicanas más populares de los últimos años. Su arte lo describe como experimentos sociales o proyectos de investigación multidisciplinarios (artísticos, sociológicos y biológicos) que desnudan la injusticia social y económica. El rol de Minerva como artista es el del activista social, dicho de otro modo, artivista, y es aquí donde surge la contradicción. Mientras que su obra busca ser un arma de protesta frente a las perversiones de las estructuras de poder, su discurso se queda entre las élites de la galería Kurimanzutto que la representa en México.   [caption id="attachment_353979" align="aligncenter" width="1280"] La incongruencia del artivismo[/caption]   Su propuesta Disidencias pretende engrandecer las voces de los actores políticos que defienden a la sociedad mexicana de las injusticias. Tristemente su material videográfico sólo pasa a ser un testigo pasivo expuesto en las paredes de un festival extranjero. ¿Por qué los activistas no van más allá? Si su objetivo es ser disidentes y denunciar las consecuencias sistémicas, ¿por qué lo hacen en un festival unánime y convencional? ¿Será que el arte no impacta porque no es un actor legítimo de oposición?