Haz tu denuncia aquí

Dr. Arturo Ponce Urquiza: Geopolítica y conflictividad

OPINIÓN

·
Panorama Internacional Anáhuac   El siglo XX parecía llamado a ser aquel en el cual las discordias del enfrentamiento Este-Oeste, terminarían y las bondades del libre mercado como de la democracia permitirían que la comunidad internacional comenzara a transitar en términos de una seguridad y paz global. El nuevo orden internacional que se ha venido gestando en las últimas dos décadas ha ido delineando la transición del poder hegemónico, esto debido a que durante más de medio siglo, Estados Unidos definió la hoja de ruta del quehacer mundial y más aún tras la derrota soviética. Sin embargo, la rápida recuperación de las potencias europeas como las que hoy están en el entorno de la Unión Europea y de la Federación Rusa, además del fortalecimiento vertiginoso de la RP de China, ponen en entre dicho a ese liderazgo estadounidense. El escenario internacional de nuestros días nos está permitiendo observar que geopolíticamente, la hegemonía habrá de pasar al escenario de Asia-Pacífico, es decir, tras la Segunda Guerra Mundial, el control pasó a manos de EU, quien de ser la potencia 17, previo a dicho conflicto, pasó a ser la primera, definiendo las estructuras del poder mundial en todas las esferas del Poder Nacional. En nuestros días, existen una diversidad de conflictos que han minado las propias estructuras del poder, primero fueron las crisis financieras de los últimos años que obligaron al sistema financiero internacional a mejorar sus condiciones de regulación como de apoyo al libre mercado, por otro lado, la democratización en la región del Magreb y de Medio Oriente han sacudido a fondo a las naciones de estas regiones, provocando una crisis migratoria que ha puesto en riesgo los propios sistemas de seguridad de los países europeos e, incluso, cuestionan sus estándares de aplicación de los DD.HH. A su vez, los nacionalismos tomaron buena parte de los gobiernos de Sudamérica, replanteando su relación con EU y los modelos de economía de libre mercado, aunado a lo vulnerable que se han convertido las naciones, a causa de los ciberataques, que evidencian lo frágil que pueden llegar a ser los sistemas de seguridad nacional en el comienzo del siglo XXI. Pero, el reto mayor se encuentra en la construcción del Collar de Perlas, por parte de la RP de China, desde Beijing hasta Ámsterdam. A lo largo de esta ruta, los negocios, cooperación internacional, alianzas militares, zonas estratégicas, innovación tecno científica y control comercial y bancario son los elementos claves para comprender que la hegemonía de EU está llegando al máximo de su expresión y que los problemas ya señalados son parte de la pérdida de control, un gran distractor que favorecerá a una nueva hegemonía, un dragón que no tiene miedo del Tío Sam.  
*Analista internacional y catedra?tico