Haz tu denuncia aquí

Alejandra Martínez: El caos de la devaluación

Es tal la hiperinflación en Venezuela, que antes de salir a la circulación la nueva moneda ya estaba devaluada

OPINIÓN

·
"Es una locura".  Así califican los venezolanos la macrodevaluación aplicada esta semana por el régimen de Nicolás Maduro a la moneda, que perdió 96% de su valor. Con las nuevas medidas el bolívar —que cambió de “fuerte” a “soberano”— perdió cinco ceros, pero es tal la hiperinflación que antes de salir a la circulación, la moneda ya estaba devaluada. Parece poco coherente, pero es real. Un dólar estadounidense valía 248 mil 520 bolívares fuertes, lógicamente, al quitarle cinco ceros debía valer 2.48 bolívares soberanos. Pero esto no fue así. El gobierno fijó el precio del dólar en 60 bolívares soberanos al vincularlo con el petro, una criptomoneda de reciente creación. Es decir, bajo la vieja moneda, el precio del dólar pasó de 248 mil 210 a seis millones de bolívares fuertes. El término hiperinflación parece quedar corto. Las medidas de Nicolás Maduro, más que paliar la crisis, resultaron ser una pequeña solución para facilitar las engorrosas transacciones bancarias y de compra-venta por exceso de números y falta de papel moneda. Pero el poder adquisitivo no mejora. Ahora con el salario mínimo, en un mes se podrán comprar seis pollos enteros y nada más. El Heraldo de México tuvo la oportunidad de conversar con el administrador de la cuenta de Twitter @AltoPreciosVzla —pidió el anonimato—; quien muestra a diario tickets y fotos de los anaqueles, para dar un panorama del tamaño de la crisis. “No sé cómo explicarte la locura que vivimos en este momento… la moneda está devaluada antes de haber salido. Lo que hicieron fue tapar la hiperinflación”, dijo. Como era de esperarse, las medidas económicas han acelerado el éxodo (otro término que queda corto) de venezolanos a la región. Brasil, Ecuador, Colombia y Perú son los más afectados. La ONU calcula que 2.3 millones de venezolanos han escapado del chavismo, el flujo migratorio sin precedentes ya supera al ocurrido en Siria en siete años de guerra civil. La crisis económica del país con mayores reservas petroleras del mundo también puede explicarse con el ridículo precio de la gasolina: un litro cuesta 0.01 bolívares soberanos o mil bolívares fuertes. Pero ante este caos, Nicolás Maduro parece ciego y sordo. En una entrevista con el diario El Tiempo, el general retirado y aliado de Hugo Chávez, Clíver Alcalá, dijo que Maduro vive en una psicosis permanente, no confía ni en sus Fuerzas Armadas. Por eso no sorprendió que durante el supuesto atentado en su contra se viera a sus soldados correr despavoridos ante el estallido de dos drones. Los fusiles que cargaban los soldados eran de adorno, no llevaban cartuchos, Maduro no les permite ni tener municiones. Según Alcalá, Maduro teme que lo mate su propia gente. Y mientras crecen los rumores de que el grupo del presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, busca ya la salida anticipada de Maduro del poder.