Haz tu denuncia aquí

Cárdenas Batel: Un nombramiento significativo

El anuncio fue recibido con beneplácito: es sabio y pragmático; será un tremendo activo para AMLO

OPINIÓN

·
La designación de Lázaro Cárdenas Batel como jefe de asesores del presidente electo Andrés Manuel López Obrador ofrece una nueva señal sobre la importancia que el próximo gobierno mexicano otorga a la relación con Estados Unidos. Subrayada ya por la designación de Martha Bárcena, una prestigiosa embajadora de carrera vinculada familiarmente con López Obrador, la visión del nuevo gobierno sobre la relación bilateral se complementa ahora con un coordinador de asesores estudioso del sistema político estadounidense y con ligas a su aparato intelectual. En otras palabras, no sólo tiene una interlocutora de confianza en la capital estadounidense sino un consejero conocedor de los rejuegos del vecino. El nombramiento fue recibido con beneplácito: "Lázaro es sabio y pragmático; será un tremendo activo para AMLO. Conoce Estado Unidos y América Latina, destacó Michael Shifter, presidente del grupo Diálogo Interamericano. Cárdenas Batel, exgobernador de Michoacán, radicó en Washington los últimos años, parte en contacto cercano con la Oficina de Washington para América Latina (WOLA), el Instituto México del Centro Woodrow Wilson, y con otros "Think tanks" de la capital estadounidense. Participó además en misiones de la OEA. Esto, por supuesto, para señalar que se convirtió en una presencia en el circuito académico y de interesados políticos en México y como tal, por tanto, en un interlocutor de interés y de importancia. Para nadie es un secreto la dimensión de la relación entre Estados Unidos y México; asimétrica ciertamente, pero de considerable importancia para los dos países. Y para AMLO tal relación asume características críticas. Muchos en su coalición pudieran tener reparos a una buena relación con EU, pero la realidad es que se trata de una relación interméstica (internacional con impacto doméstico) con profundas consecuencias para sociedades cada vez más integradas, como es el caso de ambos países. López Obrador fue electo en parte para plantar cara al presidente de EU, Donald Trump, ante la percepción de muchos de que el aún presidente Enrique Peña Nieto no fue suficientemente enérgico ante los ataques de aquel. Pero el hecho es que responder a las intemperancias y la ignorancia de Trump no puede darse a expensas de una relación bilateral que no sólo se refiere a la economía o el comercio bilateral, sino a sociedades cada vez más integradas e interdependientes. Cárdenas "es una figura política pensante, respetada y apreciada, que tiene una extensa experiencia internacional; parece extremadamente adecuado para su nuevo rol, y es un fuerte agregado al equipo de AMLO", dijo Duncan Wood, director del Instituto México en el Wilson Center. La relación entre Trump y López Obrador ha sido cortés, incluso cordial hasta ahora, y pocos, si acaso, esperan que siga así. Pero cada vez menos creen que el gobierno de AMLO vaya a proceder sin cuidado.