Haz tu denuncia aquí

Carreras locas

ahora los corredores buscan formas originales de correr: unos, desnudos; otros, entre leones o ante caballos

OPINIÓN

·
Desde la antigua Grecia, donde atenienses y espartanos corrían desnudos con la antorcha olímpica y plumas en la cabeza o vestidos de demonios y con ramos de vid en la mano, las rarezas de los corredores siguen en la era moderna. Hoy, que correr es deporte y práctica generalizada en el mundo, hay corredores que buscan formas distintas y originales de correr; algunos lo hacen desnudos, otros, entre leones o contra caballos, pero por loca que sea la forma, todos corren, igual que los griegos, porque les gusta. Correr como Dios los trajo al mundo se ha vuelto una forma de reivindicar estilos de vida como el nudismo o naturismo. Muchos corredores dejan en casa la ropa interior, leggins y shorts, y sin pena se aventuran a correr “en pelotas”. Una de las carreras nudistas con más tradición es la Bare Burns Fun Run 5K (“la carrera de los traseros desnudos”) que se lleva al cabo el último domingo de julio en una zona boscosa de Washington. Aquí todos van desnundos: corredores, organizadores y voluntarios. La salida y la meta están en un campo nudista. Y aún con un frío que congela, en Padasjoki, Finlandia, antes del verano se realiza la carrera Nakukymppi de 10 km, también nudista, que va por carreteras y bosques. Sólo puedes llevar tenis, calcetines y gorra. Otras carreras famosas para los que gustan sentir la brisa en todo el cuerpo, son la Carrera Nudista de Sopelana, España y la Cross Nudista de Tanti, Argentina. También hay carreras extrañas, aunque con ropa. Igual en Finlandia, en el pueblo de Sonkajärvi, hay una carrera en julio, de orígenes medievales. Los locales la llaman Eukinkanto y en ella los hombres deben cargar a una mujer en su espalda, con la cabeza hacia abajo y con ella a cuestas, deben correr en arena, pasar por un pozo con agua y llegar a la meta. La pareja ganadora recibe una cantidad de cerveza equivalente al peso de la mujer. Para amantes de la gastronomía no hay como el apetitoso Marathon du Médoc, en la localidad francesa de Pauillac; es un maratón que incluye degustar vino y comer ostras, queso y productos locales mientras corres. Se celebra cada año en septiembre y los participantes tienen seis horas y media para hacer el recorrido, comer y beber durante los 42 km. Y para los más extremos está el maratón de “Los Cinco Grandes”, que se corre en la reserva Entabeni, en Limpopo, Sudáfrica. Se celebra en junio y los corredores van entre leones, leopardos, elefantes, rinocerontes y búfalos (los cinco grandes mamíferos africanos). Para garantizar la seguridad, helicópteros y guardias vigilan a los corredores. Pero ninguna carrera tan loca como el Maratón Hombre vs. Caballo. Corredores de a pie compiten contra jinetes en corceles por 35 km. Se celebra en la ciudad galesa de Llanwrtyd Wells en junio. Desde que empezó en 1980, sólo dos humanos le han ganado a los caballos, en 2004 y 2007. Así que la próxima vez que te sientas raro o ridículo mientras corres, piensa en las carreras locas y, como ellos, diviértete como niño disfrutando la pasión por correr.