Haz tu denuncia aquí

El regreso de Bejarano

El profesor suele ser cauteloso y mesurado. Si reapareció es porque se siente con la fuerza para hacerlo

OPINIÓN

·
En México nadie está apestado para siempre. El ostracismo, depende, en todo caso, de los aliados que se tengan; de las apuestas que se hagan; y los acuerdos que se construyan. A nadie le dura lo impresentable para siempre. No le duró, por ejemplo, a Manuel Bartlett, que será titular de la Comisión Federal de Electricidad, tampoco a Elba Esther Gordillo, recién liberada, ni a Napoleón Gómez Urrutia, próximo senador. Los ejemplos abundan. El destierro tampoco será eterno para René Bejarano. El profesor, exilado de la vida pública en 2004, tras la aparición de los videoescándalos donde se le observaba recibiendo fajos de dinero del empresario Carlos Ahumada, está de vuelta en el primer plano. No es que se haya ido. Nunca dejó de operar, pero durante años tuvo que hacerlo desde la oscuridad. Eso se acabó. El fin de semana, pidió al PRD y MC, frente a miles que escucharon sus palabras en la Asamblea Nacional de su agrupación, el Movimiento Nacional por la Esperanza, realizada en el Palacio de los Deportes, que se sumen al proyecto de AMLO. “La unidad de fuerzas progresistas y de izquierda sigue siendo un valor estratégico”, dijo, tras asegurar que quienes se dejaron “hegemonizar” por la derecha hoy tienen la posibilidad de rectificar y la responsabilidad de corregir el camino. Bejarano se ve como articulador para el nuevo gobierno. No se esconderá más. Se da, incluso, tiempo de jugar con las palabras y batear la posibilidad de saltar a algún cargo público. “No pretendí ni pretendo ningún cargo. Ya tengo muchos cargos de conciencia como para tener más (…) ha quedado claro que no tengo esa aspiración, que no necesito de ese cargo. A mí me estorbaría para desarrollar mis actividades”, aseguró en conferencia de prensa la semana pasada. “Tenemos la fuerza y capacidad para registrar una nueva fuerza política, pero no le vemos necesidad, porque ya ganamos. Las organizaciones políticas se construyen para tomar el poder, ya lo tenemos. El poder se puede ejercer de muchas maneras, con cargo o sin él”, agregó. Se siente poderoso. “Ya ganamos”, dice. Un partido político sería vanidad, si “ya tenemos” el gobierno, pensará. Bejarano suele ser cauteloso y mesurado. No es común que hable en público, y cuando lo hace, no es casualidad lo que dice. Mide el alcance de sus frases. Si dijo lo que dijo, no sólo es porque lo piensa, sino porque se siente con la fuerza para expresarlo. No en balde, él y su grupo político impulsan a su esposa, Dolores Padierna, como coordinadora de Morena en la cámara de diputados. El profesor está de vuelta. Se acabó el autoexilio político. OFF THE ReCORD: Al presidente electo no lo ha visto desde que apareció el video en el que recibe dinero en marzo de 2004. Su enlace con él es su hijo, Andrés Manuel López Beltrán… Antes de la reunión entre el actual gabinete y el próximo equipo de gobierno, el 20 de agosto, AMLO se verá con los secretarios de la Defensa y Marina.