Haz tu denuncia aquí

Josué Coro: Las películas de acción de la década

OPINIÓN

·
  Tom Cruise es el hombre más importante de Hollywood: es el productor y protagonista de Misión Imposible, la saga de acción que tomó a la crítica y a la taquilla por sorpresa, al combinar lo mejor del cine de espías con escenas de persecuciones, batallas a mano limpia y efectos visuales.     En una década plagada por superhéroes, películas de desastres y secuelas, hay un puñado de obras que han destacado por narrar historias, universos y nuevos héroes de acción, lideradas por Ethan Hunt y su equipo de agentes encubiertos.   INCEPTION Un poco más de sci-fi que cine de acción, pero la obra de Christopher Nolan es directamente la representación de cómo serían nuestros sueños: una maraña de ciudades que colapsan y tormentas oscuras. En 2010, DiCaprio y un séquito de personajes planean una estafa freudiana de entrar al subconsciente de un hombre y explorar sus sueños. Evidentemente lo que encuentran ahí son batallas con armas de fuego, peleas en autos, una carrera a través de una montaña helada y una escena inolvidable: una pelea a través de paredes movedizas que desafían la gravedad.     CAPITÁN AMÉRICA: CIVIL WAR Los superhéroes mataron a los Stallone, Willis, Schwarzenegger y Seagal. Desde hace años, cualquier hombre enmascarado cuyo alias acaba con -man- es sinónimo de acción. Después de muchas películas  en 2016, los hermanos Russo nos brindaron la batalla épica que el Universo de Marvel (y el de DC, también) nos había prometido: todos los héroes de historietas en una sola guerra, dos bandos y cerca de 10 minutos de golpes y emoción.   MISIÓN IMPOSIBLE: PROTOCOLO FANTASMA La única franquicia que ha logrado superarse con cada cinta. Y todo comenzó gracias al filme de Brad Bird de 2011, que colocó sobre la mesa los elementos necesarios para confeccionar una verdadera saga de acción (la mejor desde la trilogía Bourne concluida hace más de 10 años, pero sigue vigente). El éxito de esta cinta es que siempre existe una reacción intensa e inteligente a cualquier acción que se desarrolla en el guion: una explosión en el Kremlin, escalar el edificio más alto del mundo y una tormenta en el desierto. En Ghost Protocol, cada minuto es una inyección de adrenalina insertada en el corazón por Tom Cruise.     JOHN WICK Todos imaginan a Liam Neeson como una especie de Lázaro moderno que renació gracias a golpizas, pólvora y la capacidad de pelear contra una manada de lobos (como lo hizo en The Grey), pero el verdadero héroe de acción que resucitó entre los muertos fue Keanu Reeves, gracias a su papel de John Wick, un ex matón de la mafia que busca venganza después de que asesinan a su cachorro. La cinta retrata un mundo del hampa estilizado, principios y reglas  -muy a la Underdog de Jim Jarmusch-.   MAD MAX La mejor película de acción de la década. Una joya de dos horas que involucra los elementos más artesanales jamás vistos en una película del género: una fotografía surrealista, vestuarios postapocalípticos y autos lanzados desde nuestras pesadillas. El director George Miller transformó una saga que había confeccionado hace más de tres décadas y la dotó de una vida propia, de una explosividad pocas veces experimentadas en el cine: cada escena parece golpear tu rostro, y a nivel visual, es asfixiante. La historia sobre un grupo de renegados perseguidos por el desierto pasó a segundo plano cuando vemos cómo la cámara se interna en cada rostro, llanta y automóvil que, en conjunto, han creado una de las grandes mitologías de este siglo.