Haz tu denuncia aquí

Avance en la movilidad México-Belice

Uno de los objetivos comunes abordados es la homologación de las condiciones para los viajes en la zona

OPINIÓN

·
Hace pocos días se realizó la reunión transfronteriza entre México y Belice que refleja un avance en la cooperación de las autoridades de ambos países por lo que se refiere a la línea compartida que comprende un territorio terrestre y marítimo, parte de las regiones del Caribe y América Central, así como mesoamericana. En la reunión México–Belice del 21 de julio, que tuvo lugar en el vecino país, se anunciaron medidas de cooperación internacional y facilitación de la movilidad para la población que actualmente habita en la zona compartida, lugar en el que la migración compartida en uno y otro sentido tiene una larga historia. Según se dio a conocer por parte del Gobierno de Quintana Roo, uno de los objetivos comunes abordados es la homologación de las condiciones para los viajes en la zona. Las medidas de cooperación implican la posibilidad de tramitar una tarjeta de visita a Belice gratuita por tres días para mexicanos residentes en la zona fronteriza. Por su parte, la facilitación implica que la población beliceña y guatemalteca podrá viajar por siete días con entradas y salidas múltiples por vía terrestre en Quintana Roo, Campeche, Chiapas y Tabasco, en la región sureste de México, siempre y cuando las actividades no impliquen una remuneración económica. La vida comunitaria compartida entre las poblaciones del lugar ha perdurado a través de la historia política e internacional de ambos países, en la que una población multicultural ha sido un actor central de los fenómenos políticos y sociales de la región. Hoy, el crecimiento económico y social es uno de los atractivos para quienes esperan nuevas alternativas productivas, educativas, ambientales y multiculturales. En el contexto de las actuales tendencias internacionales, la relación binacional se nutre de los acuerdos de cada uno de los países con agrupaciones regionales como la de América Latina y el Caribe, el Commonwealth y los acuerdos de libre comercio en los que participan ambos países. De hecho, la movilidad de poblaciones que viajan de las diferentes regiones de América, Europa y el Pacífico crece cada vez con más fuerza. La participación de los representantes de las autoridades locales en estas reuniones en coordinación con los nacionales es una vía que favorece el logro de los compromisos de desarrollo sostenible y prevenir el incremento de los factores que favorecen la desigualdad y el deterioro ambiental. La relación México-Belice ha avanzado en los últimos años, en la medida en que se comparten las actividades para enfrentar las preocupaciones comunes, como lo son el impulso al cuidado ambiental, promoción de la actividad económica y protección del patrimonio ambiental, histórico y cultural. Por ello, el avance en los acuerdos binacionales en materia de movilidad favorece siempre la actividad de las poblaciones de la región, al mismo tiempo que contribuye al desarrollo común en un mundo en el que se dibujan nuevas fronteras regionales.  

*Catedrática universitaria ORBE@HERALDODEMEXICO.COM.MX @GUADALUPEGONZCH