Haz tu denuncia aquí

El peligro detrás de la Red

OPINIÓN

·
  No sé si les había contado, pero soy de Saltillo, Coahuila y tuve la gran oportunidad de venirme a CDMX hace unos 13 años; cuando todas mis amigas empezaban a casarse y a formar familia, yo me enfoqué totalmente en mi trabajo. Disfruto mucho cuando visito mi tierra, lo más bonito de todo es que me han considerado para ser madrina de sus hijos, y hoy tengo muchos ahijados. Romina, es una de ellas, se la pasa horas en su celular, con tan solo 11 años maneja redes sociales y otras aplicaciones como toda una experta; ¡¡quizá mejor que yo!! Va de Youtube a snapchat y luego los benditos filtros de Facebook que comenzaron como algo divertido y gracioso, hoy se convierten en el principal atractivo para los pequeños. Aunque su mamá, mi comadre, siempre la esta supervisando, establece límites, tiempos y diversos candados de control parental que hoy se ofrecen, no hay cosa que Romina no pueda desbloquear, es sumamente hábil. Después de ver ese comportamiento en mis sobrinos y la mayoría de los hijos de mis amigos, tuve curiosidad y empecé a investigar un poco; leí que tan solo en México existen más de 19 millones de niños, que tienen acceso a un teléfono o tableta con internet, que están expuestos a los nuevos delitos cibernéticos. Esto ha configurado una serie de nuevos delitos que tienen nombre y apellido y son denominados como: Ciberbulling, CiberExtorsión, Sextorsion, Sexting o el grooming, entre otros. Nadie está a salvo de este gran riesgo, pero como siempre hemos sabido, los más pequeños son los más vulnerables, ya que, en muchas ocasiones ni sus padres, ni el entorno a su alrededor conocen este tipo de delitos o las consecuencias que tiene en la vida del menor y su familia. La innovación y la disrupción trae consigo una serie de efectos positivos en la sociedad, es resultado de la evolución, la tecnología y también de nosotros como seres; sin embargo, a veces es muy difícil seguirle al paso a la vida y a los avances tecnológicos y de la sociedad. Es aquí donde la familia, la casa, se convierte en esta red de protección, en donde la comunicación abierta, los límites y la educación se vuelven lo más importante. También como padres o madres de familia, debemos investigar más, preguntar y acercarnos a otras personas que nos puedan ayudar a encontrar un modelo innovador en donde la tecnología siga siendo parte importante del desarrollo de los niños, pero al mismo tiempo tengamos la previsión y los cuidados necesarios para que siempre exista un resultado positivo.   Por ejemplo, no te ha pasado que entras a Google, buscas algo y de pronto esa página visitada está llena de anuncios donde te solicitan una serie de datos, o para evitar llenarlos, te dan la opción de SSO, (Single Sign on) “ingresa con Facebook” …  así que para no llenar ese formulario aceptas, y una vez más dices que sí a un aviso de privacidad que nunca te detienes a leer y lo más importante dices que SI a una serie de riesgos que no llegamos a dimensionar. Lo mismo sucede con los niños, ellos pueden ingresar a sitios peligrosos o confusos, muchas veces no saben con quién están chateando o jugando realmente, generan un acceso a sus datos, a su información, afinidades, gustos, miedos e ideales, que los vuelve vulnerables frente a esa persona que podría ser un delincuente. Mas allá de querer alarmarlos, lo que quiero es que paremos el piloto automático y abramos los ojos para tomar cartas en el asunto, buscando platicar con los hijos y la familia de los riesgos, los tipos de acoso o delitos cibernéticos que existen, compartiendo cómo puedes protegerte y evitarlos. A través de la tecnología y pensamiento innovador podemos diseñar estrategias y crear herramientas que nos ayuden a protegernos, generar conciencia y salir exitosos de esta etapa tan bonita que es la niñez. Mas adelante les contare de un proyecto que estamos armando con las escuelas públicas, los niños y los padres de familia para fomentar la ciberseguridad y proteger a los pequeños. Si tienes alguna idea o algo que compartir, les dejo mi correo (marisol@disruptivegovlabs.com )y mis redes sociales que ya conocen.