Haz tu denuncia aquí

Viajar corriendo

Hacer uno de los grandes maratones del mundo es combinar dos pasiones: correr y viajar, para abrir tu mente

OPINIÓN

·
¿Alguna vez pensaste en correr un maratón en el extranjero? Correr una carrera fuera de tu país puede ser como descubrir un mundo nuevo. La oferta es enorme y existen oportunidades a lo largo del año para participar en una carrera fuera de México. Cada quien tiene una situación económica y de trabajo diferente, pero vale la pena ahorrar unos meses y hacer uno de los grandes maratones en donde cada peso que gastes te será recompensado con calidad de servicios y con la inigualable experiencia de combinar dos pasiones que a muchos nos encantan: correr y viajar. La inscripción a estas carreras puede ser algo complicada: inscripción, boletos de avión y buscar hotel. En algunos casos, dependiendo de la importancia, la inscripción es díficil debido a que piden requistos como haber corrido antes en tu país o un tiempo específico. Sin embargo, hay agencias especializadas que disponen de paquetes que incluyen inscripción, viaje y alojamiento. Si contratar una agencia puede significar un costo mayor, es una forma de asegurar la inscripción y evitarte problemas, sobre todo si es tu primer maratón fuera. En México hay agencias confiables y profesionales, cuyas tarifas y servicios puedes encontrar en internet (maratones.com o maratonesyviajes.com). Para corredores amateurs estos paquetes pueden ser la única posibilidad de participar en carreras del World Marathon Majors que aglutina a los más prestigiados maratones: Nueva York, Boston, Chicago, Londres, Berlín y desde 2013, Tokio. De estos, el más emblemático es el de NY, se disputa el primer domingo de noviembre. La meta está situada en Central Park y el recorrido es duro y exigente. No se recomienda para hacer marcas personales, más bien es una carrera para disfrutar. Su primera celebración fue en 1970 y reúne a más de 55 mil corredores de todo el mundo. (http://www.tcsnycmarathon.org). Otro gran maratón es el de Berlín, que se celebra en septiembre y la mayoría de los corredores que lo han hecho lo recomiendan por las hermosas vistas de la capital alemana y por ser uno de los más planos y disfrutables. Boston tiene la particularidad de que, además de su alto nivel de exigencia, se considera el maratón más antiguo del mundo; su recorrido es montañoso y puede contemplarse un paisaje atractivo, que finaliza en la Biblioteca Pública de la ciudad. Londres tiene el atractivo, además de sus espléndidas vistas, de ser un maratón cuya recaudación se usa para fondos caritativos. Los atletas pasan junto el Palacio de Buckingham, el Tower Bridge, el Big Ben, la Abadía de Westminster y el Parlamento británico, entre otros. En fin, no importa si se trata de participar en un gran maratón o si combinas un entrenamiento con un viaje de trabajo. En cualquier caso, son una buena oportunidad para abrir horizontes. Los viajes, dicen, son un placer, ilustran y abren la mente, y qué mejor manera que conocer el mundo zancada tras zancada. proreri temquas iminulparunt vent ernatur, et laborum is amus dolorit iorepudam, quiaspelique esed quatus. Ximus etur sunt min commoluptae nam nos audit quae denes aut aut et dolo officient molut aut quati simus cullo velecatum vel ipicipid quatqui voluptassus re volupta ssitatisimos nonsecu ptatquatem del endia net eium et, tenis