Haz tu denuncia aquí

El peligro de revivir dinosaurios

Iguano-Urrutia, por aquí, un Romero-saurio, por allá y, de pronto, la aparición del Veloci-Bartlett

OPINIÓN

·
Cuando parecían extintos, a alguien se le ocurre que traer de regreso a los dinosaurios puede resultar no sólo un gran experimento, sino además un tremendo espectáculo oscilante entre la candidez y la consternación. Ellos, imponentes, orondos, amenazadores, adueñados de cuanto hay sobre la Tierra, gigantescos y temerarios o pequeños y ladinos, habían sido erradicados por obra y gracia del ecosistema. Algo de selección natural, cierto ingrediente de evolución y, sobre todo, la arrasadora fuerza de un impacto inesperado, como un meteorito, habían conseguido terminar con una era, significaba –o eso parecía– el fin de los grandes depredadores. Ah, pero ya ven cómo es la mente mañosa de las personas, empecinadas en torcer el futuro e ir contra la selección natural de las especies. Así, un buen día, un hombre ya mayor destinó sus energías a planear una gran transformación, pero en el camino, el pasado regresa para dinamitar el nuevo orden y las consecuencias se vislumbran aterradoras. Entonces un Iguano-Urrutia por aquí, un Romero-saurio por allá y, de pronto, la aparición del Veloci-Bartlett, pusieron en peligro el trabajo silencioso que durante décadas el laboratorio social había conseguido. Millones, despertaron al asombro. La presencia de los animales del pasado podría resultar desequilibrante en el mundo de hoy. Así fue como esos obreros de la transformación, que durante muchos años habían apoyado el desarrollo de todo aquello que permitiera a su líder avanzar en el proyecto, se preguntaron cuáles eran las intenciones de aquel hombre mayor que los había convencido de seguirlo en lo que, al principio, parecía sólo ?una aventura. ¿Y si revivir a los dinosaurios era no sólo una demostración de extraordinario poder, sino también un peligro que resultaba aún desconocido? ¿Había entre todos las emociones que azuzaban al líder, algo de soberbia agrietando la estabilidad de su proyecto?¿Qué amenaza representaba para el nuevo ecosistema? ¿Cuántos de sus seguidores comenzarían a retroceder en el apoyo incondicional y se plantearían analizar de manera más fría sus decisiones? La naturaleza social tiene caminos insospechados. Violentar las decisiones que han tomado los individuos de un ecosistema, puede resultar en la instabilidad que las mutaciones largamente gestadas han ordenado. Por eso, a pesar del esfuerzo por mantener la biodiversidad, es tan importante acatar los cambios que el tiempo ha operado en cada lugar del mundo. Cualquier parecido con la contexto de la política mexicana es una lamentable coincidencia. Sin embargo… no por eso debemos dejar de apreciar que revivir dinosaurios, en la ficción de Jurassic Park o en la realidad nacional, se antoja como una idea descabellada, soberbia y, sin duda, altamente peligrosa. Así de sencillo.