Haz tu denuncia aquí

Cada quien en su papel

Tras la reacción de López Obrador, este martes, el presidente del INE, Lorenzo Córdova, sacó la bandera blanca

OPINIÓN

·
Horas después de las elecciones, con el resultado que todos conocemos, muchas personas respiraron aliviadas, sobre todo en el Instituto Nacional Electoral. La organización de la elección no reportó incidencias mayores y las cifras no dejaban dudas respecto a quien resultó ganador. Días después recibí un documento de 130 páginas donde el INE daba cuenta de su trabajo durante 2017-2018. Nada reprochable respecto al procesamiento de las candidaturas, la capacitación de los funcionarios, el voto en el extranjero, conteos rápidos, el PREP, que funcionó como se nos había adelantado, y hasta la realización de debates con formatos nuevos. Parecía que finalmente había una luna de miel con el instituto. Pero parece que el encanto se rompió el 19 de julio, cuando la comisión de fiscalización presentó un dictamen donde proponía sancionar a Morena por la constitución del fideicomiso Por los Demás, propuesta que fue aprobada. Tras la reacción de López Obrador, este martes, el presidente del INE, Lorenzo Córdova, sacó la bandera blanca y, acompañado por casi todos los consejeros, dijo que “no se constató un uso electoral de los recursos involucrados” y que “la actuación del instituto se ha apegado a los principios de legalidad, imparcialidad de independencia y su actuación ha sido sin filias y sin fobias, es decir, sin sesgos políticos”. Nada de la vil venganza que AMLO acusó la semana pasada. Pero ayer, en la tele me encuentro a José Pedro Miguel, responsable del fideicomiso, quien sostiene que en la investigación del INE hay perversidad y una “gran mala voluntad y un deseo de calumniar y de socavar el prestigio de Morena” y hacer que AMLO llegue a la toma de posesión con una credibilidad ?disminuida. Lo dice enojado, harto de dar explicaciones. Ambas reacciones son un mal símbolo: el INE parece arrepentirse de la decisión tomada y los morenistas lucen como si no quisieran ser fiscalizados y ser sujetos sólo a la confianza del pueblo “porque ellos no hacen trampa”. Al atender la queja de Morena, el Tribunal Electoral tendrá que recibir argumentos de ambas partes. Ahí el INE tendrá que sostener el razonamiento de sus argumentos y las conclusiones a las que llegó. Y Morena deberá demostrar que no utilizó dinero recabado en plena época electoral en un mecanismo que está fuera de la ley. Quizá también deban entender que, siendo un partido político, tienen restricciones por más caritativos que quieran ser con cualquier ciudadano que caiga en desgracia. De no hacerlo, los que vienen serán seis años muy largos. CONTRASEÑA: Dice Osorio Chong, quien coordinará en el Senado la bancada más pequeña en la historia del PRI, que revisarán “una a una” las propuestas legislativas de Morena. Que sí harán uso del sentido democrático del que hablan los legisladores de AMLO, el cual no los acompañó durante la actual administración. “Nosotros sí queremos que hagan buen gobierno”, remató. Todo lo contrario a lo que piensa Damián Zepeda, quien busca ser el pastor del rebaño panista.