Haz tu denuncia aquí

10 años de el caballero de la noche

OPINIÓN

·
  No hay discusión: la mejor película de superhéroes de todos los tiempos es The Dark Knight. Piénsenlo, al hablar de superlativos en el cine, además de ser un tema morboso, siempre habrá polémica: que si la mejor película de gánsters es El padrino o Buenos muchachos; ¿quién es el mejor actor de todos los tiempos? Algunos dirán Marlon Brando otros que Robert De Niro. Este fenómeno no ocurre con El caballero de la noche: el consenso es siempre el mismo, la mejor película de cómics de la historia. Hace 10 años esta cinta que cambió para los blockbusters y sobre todo un género que estaba surgiendo, el de los superhéroes gracias a una película que muestra la fragilidad humana y la corrupción antes que la vida de un hombre murciélago que buscaba justicia. Éstas son las razones por las cuales a una década de su estreno, The Dark Knight es tan importante para Hollywood.   EL MEJOR VILLANO DE LA HISTORIA   Lo primero que vendrá siempre a la mente cuando se hable de The Dark Knight será Heath Ledger. Más allá de la tragedia que circundó su vida personal, su trabajo va más allá de los tabloides y del Oscar como Mejor Actor de Reparto: le dio vida al mejor villano de la historia (ni mencionen a Anthony Hopkins como Hannibal Lecter). La modulación de su voz y la forma en que cada escena está marcada por su presencia física e improvisación -su objetivo era sorprender/asustar a sus compañeros y retratar sus reacciones en el set- , logró establecer una nueva mitología a un personaje que durante más de medio siglo, se había establecido no sólo como la pesadilla de Batman, sino una referencia literaria en los cómics. Ledger cambió la historia de cómo se actua en una película de acción. Y jamás hemos sentido tanto terror ante una pregunta tan sencilla: Why So Serious? LA PLUMA DE NOLAN Pero esto no hubiera sido posible sin la destreza y el talento como guionista de Christopher Nolan, para mi gusto, uno de los escritores más inteligentes que existen en la industria (Memento, Inception, Interstellar). Su historia sobre Batman tiene como coincidencia que en un mundo regido por el crimen organizado exista un justiciero que tiene que colocarse una capa y una máscara para pasar desapercibido en una ciudad llena de peligro. De la misma forma, se entiende que exista un psicópata en cuya mente retorcida resulta maquillarse como payaso, utilizar un traje lleno de explosivos y único objetivo es ver al mundo arder (uno de los grandes diálogos del filme sucede cuando Alfred le explica a Bruce Wayne la naturaleza del Guasón). Para los hermanos Nolan (Jonathan, el coguionista de la franquicia) no era relevante contar una historia sobre superhéroes en un mundo sin leyes de la física y permisible por el sci-fi como lo vimos con Superman, X-Men y El Hombre Araña, lo que ellos querían plasmar en su obra era primero, el deterioro social ocasionado por la corrupción; en segundo lugar, eliminaron la libertad fantástica de los cómics, y por último, la pieza clave por la cual la trilogía del Caballero de la noche nunca podrá ser igualada: la importancia de la psique humana en un blockbuster.   MUERES COMO HÉROE, O ERES UN VILLANO Al igual que otras grandes películas sobre crimen (Scarface, Goodfellas o Pulp Fiction), existe una nimia diferencia entre la virtud de un héroe y los vicios del antagonista; en El Caballero de la noche, Batman está consciente de que nunca podrá contrarrestar bajo el anonimato a sus enemigos etéreos -corrupción, inseguridad y una denigrante clase política-, para vencerlos debe existir una figura pública que sea cara de la justicia. Entonces conocemos a Harvey Dent, el otro gran protagonista de la película. Su aparición dota a la cinta de instintos de thriller político y quizá de la frase más importante en el universo de las historietas en el cine: “O mueres como héroe, o vives lo suficiente para convertirte en villano”. Dent cruza metafóricamente esa frontera y de ser nombrado como la esperanza de Ciudad Gótica.