Haz tu denuncia aquí

¿Para qué quieren al PRI?

Claudia Ruiz Massieu insiste en que a su partido hay que hacerle un diagnóstico 
para saber qué pasó

OPINIÓN

·
Pues ahora resulta que Claudia Ruiz Massieu, sobrina de Carlos Salinas de Gortari para quienes lo hayan olvidado, también soñó alguna vez en dirigir al PRI, según confesó ella misma; aunque no en las condiciones tan desastrosas que se encuentra ese organismo después de la madriza que le pusieron en las elecciones del 1 de julio. ¿Por qué el interés de dirigir a un partido que se encuentra al borde de la tumba, al que la sociedad ya le aplicó los santos óleos? ¿Por qué la señora y varios de sus aduladores se niegan a dejarlo morir en santa paz? ¿Son tan ingenuos que esperan que el cuasi cadáver, que lleva tres semanas frío, se levante y ande, como Lázaro? Respuesta a éstas y otras interrogantes por parte de los observadores políticos sólo hay una: lana y poder. Bueno, dinero ya no habrá tanto, y poder, tampoco porque en el Congreso fueron reducidos a su mínima expresión; además, no ganaron ni una gubernatura, y las que tienen podrían perderlas, advierten los malosos de ese organismo. Ingenuamente, la señora presidenta afirma que el 2018 será recordado en la historia del PRI de una de dos maneras: Como el año de la gran debacle o como el año en que el instituto político iniciará la gran reforma, con ella a la cabeza, claro. Insiste en que a su partido hay que hacerle un diagnóstico para saber qué pasó, cuando el resultado de la elección presidencial no dejó lugar para las dudas: La mayoría de la población se hartó de engaños, mentiras, humillaciones, corruptelas, crímenes… de muchos de sus integrantes –desde dirigentes, gobernadores, diputados, senadores y hasta presidentes— en más de 70 años, y decidió mandarlos al basurero de la historia. Sus detractores en el mismo PRI cuestionan que si como diputada en dos periodos, secretaria de Turismo y Relaciones Exteriores en este sexenio demostró su ?ineptitud, nadie en su sano juicio cree que pueda organizar el proceso de refundación del tricolor. De lo único que tal vez sea capaz la señito Claus, es de publicar sus esquelas. ¡No se hagan bolas! Podría decir ya saben quién: mi sobrina y yo queremos al PRI para regresar. ¿La partida secreta que se clavó completita, como dijo Luis Téllez? Preguntan los bisoños. No, ésa jamás volverá a las arcas del país. Más bien, quiere regresar, según los observadores políticos objetivos, para defender a los empresarios y a los buenos muchachos -a quienes el tío les vendió los negocios que tenía—y enfrentarse a Andrés Manuel López Obrador. Ah, bueno, eso tiene más sentido político que las sandeces que dijo Claudia Ruiz Massieu, afirman aquéllos.