Haz tu denuncia aquí

Luis de Llano. Apagón Wikipedia: El derecho de autor y el de actuar en la era digital

OPINIÓN

·
    Hace unos cuantos días, Wikipedia, la enciclopedia virtual “apagó” su servicio durante 36 horas, lo cual provocó en más 100 millones de usuarios hispanoparlantes un síndrome de frustración digital.   En lugar de la esperada información, Wikipedia publicó un comunicado en el que hizo un llamado a las autoridades para que analicen los contras de la ley de derechos de autor propuesta por el Parlamento Europeo, pues de ser aprobada, desaparecería.   Fue entonces que quienes estamos ya acostumbrados a “wikipediar” cualquier tema quisimos acceder a la más poderosa herramienta virtual y tuvimos que aventurarnos a navegar en la red para buscar su significado, o simplemente, hacerlo a la antigua y consultarlo en los libros (o comprar la monografía en la papelería).   El cierre de Wikipedia nos rompió el esquema y es que como dijera nuestro filósofo Juan Gabriel “no cabe duda que es verdad que la costumbre, es más fuerte que el amor…”. Pero ¿por qué hoy en día Wikipedia y la información virtual son prácticamente irremplazables?   La respuesta está en que el esquema de colaboración comunitaria en la red nos ha permitido de forma eficaz y rápida el intercambio libre de la información y la evolución del conocimiento personal hacia una cultura globalizada.   En la era digital, el usuario está redefiniendo el perfil de los contenidos y de los comunicadores. Hoy la información eres tú, soy yo y todos nosotros. Ésta es la “Tercera Ola” de la cultura planetaria.   Ante este escenario surgen muchos cuestionamientos: ¿Quién tiene más derecho sobre un bien cultural? ¿El autor o el actor? ¿De qué sirven miles de años de cultura si no podemos aprovecharlo? ¿Por qué imponer leyes a un planeta virtual en donde las reglas son la libertad de acceso, la democracia digital y la no discriminación del conocimiento?   ¿Quién dice lo que es legal y qué es ilegal? ¿Bajar información de la red, si lo es? pero utilizarla ¿no? Copiarle un contenido musical a un amigo, ¿sí?, pero escucharlo, ¿no? Descargar música o películas de un servidor, ¿sí?, pero verlo en la tele o escucharla en la radio, ¿no?   Hoy también existe la percepción de que ya todo está creado o recreado y la cultura es una simple máquina de reciclaje.   Personalmente, lo dudo mucho y la esperanza creativa está en la comunicación a través de la comunidad virtual, hay quienes no pueden entender que hoy, la cultura y el conocimiento no son ni pueden ser propiedad de nadie. Si todo está en la red, y la red es para todos, las reglas las debe imponer quien puede acceder a la red y utilizar sus recursos.   Hay que repensar hoy en día que el derecho de autor como una propiedad intelectual personalizada no debe desparecer, pero deberá evolucionar hacia una era en donde la creación y la cultura naveguen por todo el planeta sin otra restricción que nuestra propia capacidad de acceder a ella.   Sin espectadores o consumidores, no puede haber cultura, ni industria del entretenimiento; porque sin público, no hay aplausos, y sin libertad de información ni acceso a ella, simplemente no hay futuro.   El hecho es que tras 36 horas de “apagón”, Wikipedia mostró su “músculo” digital y dejó muy claro, que, en este planeta físico y virtual del tercer milenio, el derecho de actuar es tan poderoso como el derecho de autor.   https://www.youtube.com/watch?v=Qr5PeGMLy7g&feature=youtu.be