Haz tu denuncia aquí

Héctor Serrano Azamar: AMLO gobierna

OPINIÓN

·
  AMLO es el presidente electo de México, ganó la contienda de forma aplastante con más de 50% de los votos emitidos y aunque faltan algunas formalidades para declararlo oficialmente como Presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, la realidad es que desde el primero de julio, quien gobierna este país se llama, Andrés Manuel López Obrador; gobernar significa en esencia, administrar el poder y el candidato electo lo hace de manera contundente. En sólo siete días dio una muestra de la enorme concentración del poder político en torno a su figura. Lo mismo reunió a los legisladores federales de su partido para dictarles la agenda legislativa, que a los mandatarios estatales a través de la Conago (Conferencia Nacional de Gobernadores), para comenzar a delinear en este primer encuentro la relación de los próximos años; prácticamente todos asistieron; incluso, los que no son de su partido. Pero la mayor demostración de fuerza fue, sin duda, la visita del equipo del presidente de Estados Unidos de América, Donald Trump, encabezado por el secretario de Estado, Mike Pompeo, quien estuvo acompañado de otros personajes importantes como Steven Mnuchin, secretario del Tesoro; Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad; y Jared Kushner, consejero y yerno de Trump, fueron recibidos en la casa de transición del presidente electo, un primer escarceo entre gobiernos. Ni en la mejor semana de su presidencia, Enrique Peña Nieto dio una demostración de poder de convocatoria como el que hoy ostenta López Obrador, quien, a no ser que cambie de estrategia, prescindirá de firmar pactos por México que involucren a los partidos opositores. Poco se sabe de los partidos de oposición, si es que todavía queda alguno. La semana pasada, ante la movilidad del gobernante, el PRD fue el único que trató de fijar su postura política. Se coincide en gran parte con la agenda legislativa del presidente electo, sólo existen un par de excepciones donde el PRD tiene una posición distinta, pero al no tener un plan de acción para llevar a cabo las reformas se corre el riesgo de que sólo sean buenas intenciones. La diferencia más evidente gira en torno al Sistema Nacional Anticorrupción, mientras los primeros proponen que el fiscal general de la Nación y el fiscal Anticorrupción sean autónomos del poder Ejecutivo. En los siguientes meses veremos si el PRD tiene las ganas y la fuerza suficiente para defender su propuesta. Mientras tanto, si López Obrador comenzó a gobernar el mismo día de la elección, ésta será la Presidencia más larga en la historia. El tiempo suficiente para hacer realidad muchas de sus propuestas, el tiempo suficiente para cambiar la realidad de nuestro país.   Héctor Serrano Azamar COLABORADOR @HSERRANOAZAMAR