Haz tu denuncia aquí

Elba Esther llora… pero de felicidad

OPINIÓN

·
AGENDA CONFIDENCIAL   El Instituto Nacional Electoral anunció las exequias del Partido Nueva Alianza (PANAL), ex propiedad de la ex maestra de la maldad y la perversidad, Elba Esther Gordillo Morales, quien por cierto ya confirmó su asistencia al funeral, pero no para llorar a moco tendido, sino para festejar y mandarles el siguiente mensaje a Miguel Ángel Yunes Linares, Luis Castro Obregón, Juan Díez de la Torre  y Francisco Yañez Herrera: Me las van a pagar traidores. Los susodichos formaron la “banda de los cuatro” para quedarse con el negocio, perdón con el partido, después de que el presidente Enrique Peña Nieto la mandó a chirona al principio del sexenio. Para quienes lo hayan olvidado, los cuatro personajes fueron durante muchos años becarios y empleados favoritos de la lideresa vitalicia del SNTE, pero cuando Elbita cayó en desgracia política la traicionaron y la abandonaron a su suerte. Actualmente, el dirigente del PANAL es Luis “Guicho” Castro.      Ayer, el INE  informó que de acuerdo con la Ley General de Partidos Políticos, si de los cómputos de los Consejos Distritales se desprende que un partido político nacional no obtiene el porcentaje mínimo de votos para mantener su registro —el 3 por ciento—de la votación válida emitida en alguna de las elecciones federales ordinarias para Diputados, Senadores o Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, la Comisión de Fiscalización deberá designar, de inmediato, a un interventor, quien será responsable del control y vigilancia directa del uso y destino de los recursos y bienes del partido político durante el periodo de prevención. En esa situación se encuentra el PANAL, que se constituyó el 29 de enero del 2005.   Uno de los consejeritos del susodicho instituto precisó ayer que al considerar que aún no están resueltas, en su caso, las impugnaciones relativas a las tres elecciones federales,  el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación  tiene hasta el 3 de agosto para resolver sobre las elecciones al Legislativo y, a más tardar el 31 de agosto, lo correspondiente a la elección presidencial, el proceso de liquidación del Partido Nueva Alianza se encuentra en su primera etapa que se denomina “de prevención”.   Según el Reglamento de Fiscalización, el periodo de prevención abarca desde el anuncio de los resultados de los cómputos distritales y hasta que se emita la constancia formal de pérdida de registro, tiempo en el cual el interventor se hará responsable en la administración del patrimonio de los partidos políticos mencionados. Ante este escenario, los integrantes de la “banda de los cuatro” que dirige “Guicho” Castro prendieron sus veladoras y rezan mañana tarde y noche pidiéndole al TEPJF que les conceda un milagro. O sea que, en lugar de extender el certificado de defunción en la fecha mencionada, informe que el PANAL sólo sufrió un ataque de catalepsia. Es decir, que no estaba bien muerto.   ¡Serán capaces! Exclaman los perplejos.