Haz tu denuncia aquí

Percepciones que confunden

OPINIÓN

·
Las campañas presidenciales han resultado en un desastre en cuanto a la certeza y la credibilidad del proceso electoral. De manera perversa, el equipo de campaña de Andrés Manuel López Obrador, candidato de la alianza Juntos Haremos Historia, ha jugado con una estrategia para crear la percepción de que va en el primer lugar de intención de voto para la elección del 1 de julio. Estamos ante la manipulación de la percepción a través de dudosas encuestas y sondeos manipulados para hacer creer que ya existe un ganador. Resulta hasta insultante para la inteligencia de los electores cómo los integrantes del círculo más cercano de López, aseguran a pie juntillas que “este arroz ya se coció” en una frase que por demás resulta chocante y pesada. Que quede claro, nadie ha ganado nada, nadie ha votado por alguien. Esa es la verdad; en este momento ningún candidato a la presidencia de la República ha ganado esta elección por la sencilla y lógica razón de que no ha sucedido el proceso electoral. Hay que decirlo con toda claridad nadie votado por ningún candidato hasta el momento; sólo los mexicanos que viven en el extranjero. Este manejo de la percepción de triunfo de un candidato, dicho sea de paso, el de menor eficiencia en sus exposiciones, entrevistas y debates presidenciales, provoca dudas, incertidumbre y temor en la gente trabajadora, generadora de empleos y de dos terceras partes de los electores de México. Resulta denigrante ver cómo mis colegas periodistas, otrora críticos de las ambiciones desmedidas de Andrés López, sucumben a la percepción generada por las encuestas, y hoy le hacen la barba al ambicioso de macuspana. Es sorprendente encontrar entrevistas de hace dos años donde Arturo López Obrador calificó de tirano, obsesivo y ambicioso a su hermano Andrés Manuel y esos mismos periodistas, autores de esas entrevistas, lo enarbolan como un ejemplo de la política nacional. Condeno, junto con millones de mexicanos, ese cálculo de la clase política y de los comunicadores de radio, televisión y prensa mexicanos, que en un objetivo de supervivencia laboral, ahora se ponen de tapete frente al tabasqueño. Mantengamos nuestros ideales sin que nadie intervenga en ellos. Votemos el próximo uno de julio, sin que una encuesta o un sondeo influya en nuestra decisión. Seamos responsables y valientes, tomemos nuestra decisión de manera libre, independiente y razonada. De esta manera la jornada electoral, además de interesante, tendrá un resultado sorprendente; se lo aseguro. Corazón que sí siente Ayer celebramos el Día de la Libertad de Expresión. Pero las cuentas maliciosas en redes sociales del Movimiento de Regeneración Nacional se dieron a la tarea de impedir esa libertad. Si por alguna razón gana López Obrador, ayer fue nuestra última celebración.