Haz tu denuncia aquí

Cosas que influirán el voto el domingo

OPINIÓN

·
# ACCESO LIBRE   Y en el eventual triunfo de Andrés Manuel López Obrador... De principio hasta el final, dominó la conversación durante la campaña electoral. Estamos a 24 horas de la elección más grande que ha enfrentado el país y AMLO consolidó su papel como el personaje político más influyente de los últimos 3 lustros. Varias circunstancias abonaron a que llegara a esta posición. - Ningún otro político pudo o supo hacerle sombra. Quizá por desdén, demasiada confianza o por apostarle a otros elementos le dejaron crecer sin contrapeso en los últimos 12 años. Fue el referente antisistema por antonomasia y creó un partido político en el que puede hacer y deshacer a su antojo. - Aprovechó como nadie el mal humor social producto de los escandalosos casos de corrupción y lo mejor, se ofreció como la solución a ese cáncer. Pese a no presentar propuestas concretas, la gente le creyó. - Nunca se salió del guion previamente establecido. En los debates y las pocas entrevistas que ofreció, no cayó en provocaciones. Por más elaborado que fue el discurso de sus adversarios, la aparente simpleza del tabasqueño resultó más efectiva. - Fallaron todas las campañas que intentaron asociarlo con los males que azotan al mundo. Ni los ejemplos de Venezuela o Rusia funcionaron. La gente ya no se tragó tan fácil esos cuentos. - Tampoco cayó en los excesos verbales de hace 6 y 12 años. Aunque quedan para el registro la “prensa fifí”, el “señoritingo” o “Ricky Riquín Canallín”, sus contrincantes no le dieron el mismo peso que a otros calificativos. - Supo hacer las paces a tiempo con el sector empresarial más influyente, que fue el único quizá con la fuerza económica para enfrentarlo. - Aprendió de las elecciones anteriores. Se rodeó de personas expertas en la operación política (Tatiana Clouthier fue un gran fichaje) y en esta ocasión, tiene una mejor estructura que resguarde los millones de votos que se emitirán a su favor. - Siempre se adelantó a sus adversarios. Ya sea presentando a su gabinete, su plan de seguridad, la oposición al aeropuerto o cualquier otro tema. La agenda la colocó él. - Toda la campaña estuvo de muy buen humor, el cual se extendía a buena parte de su equipo que algunas cosas ya la tomaban a chiste. - Su propaganda conectó de inmediato. El eufemismo “ya sabes quién”, debe considerarse un caso de éxito en la publicidad. Hubo también cosas malas a lo largo de los 90 días de campaña y en los periodos anteriores, pero eso parece no importarle a un electorado molesto, agraviado y en muchos casos temeroso a repetir la historia de los últimos 6 años. Todas las encuestas lo colocaron siempre como el puntero y si acaso fallan mañana, sería un caso único de error a nivel mundial. Mañana pasará una prueba de fuego. La otra será a partir del 2 de julio: Arreglar todo lo que prometió que podía arreglar. Por: Carlos Zúñiga Pérez