Haz tu denuncia aquí

Autos y más: El domingo que pasará a la historia 

OPINIÓN

·
  Mañana son las elecciones, y voy a dejar que los expertos en el tema te informen del proceso y los resultados, pero como mexicano, tengo una opinión al respecto. De cada cinco personas a las que les pregunté acerca de su voto —con respeto a la privacidad de éste—, cuatro me dijeron que todavía no estaban seguros, incluso esta última semana. Muchos piensan en si votar o no, y lo correcto es hacerlo. Si el INE, los partidos, o los escrutadores corruptos o comprados que están a cargo del conteo deciden utilizar tu voto de manera ilegal, lo más seguro es que no te enterarás. Por otro lado, si todavía le tenemos fe al sistema y creemos que la votación se llevará a cabo de manera totalmente legal, lo más prudente es ir a la casilla, votar por un candidato favorito, o al menos anular la boleta para impedir que sea utilizada como voto fantasma. Regresando a mi encuesta de amigos y conocidos, muchos estamos mal informados. Las campañas, publicidad y debates no sirven. Punto. Seguir las propuestas de los candidatos y sus planes de trabajo antes y posterior a ser elegidos, si así es el caso, es difícil de comprender. Dicen mucho, abusan de las palabras para informar poco, y eso, no le ayuda a la población, que somos quienes tenemos la responsabilidad de elegirlos. Escuché opiniones, discusiones, teorías de conspiración de los que saben, los que creen que saben, y los villamelones. Podría hacer una rutina de comedia de al menos 15 minutos con toda esta información que recopilé de manera personal, sin embargo, la tragedia es que no sé qué de todo lo que aprendí en este año electoral es cierto, falso, posible o totalmente disparatado. Como tú, yo también llego mal informado pero decidido a otorgar mi voto a uno de los candidatos. Como tú, creo que no voto por el mejor, si no por el menos peor, pero eso lo sabremos en los siguientes seis años a partir de diciembre. Si me seguiste en radio y redes sociales, sabes que ya como profesional de la información estuve pendiente de propuestas de movilidad, ecología, energías alternativas y el futuro cercano del TLC. Y sigo esperando, ya que no las hubo, no las hay, y doy casi por seguro que no las habrá en el corto plazo. Acerca del TLC y su actualización, sigo creyendo que es un capricho de Trump y su gabinete, que puede ser trágico para México si los gobernantes encargados del asunto localmente no analizan y resuelven con inteligencia y determinación. Mañana domingo es un día que quedará marcado en la historia de México, una fecha que estará impresa en los libros de tus hijos y nietos. El primero de julio no se olvidará, sea cual sea el resultado. Del pueblo y sólo el pueblo depende el futuro de México. Josera@mvs.com