Haz tu denuncia aquí

José Luis Camacho: Crazy horse sacude al hipódromo

OPINIÓN

·
El Hipódromo Nacional estaba sumido en una guerra desatada por los apostadores que subían y bajaban los momios de los caballos competidores, derivado de las múltiples encuestas. También buscaban una salida a los yerros del árbitro Lorenzo (Córdova), que salió con otra de las suyas en los casos de Guerrillera (Nestora) y Capataz (Napito) y con una tardía acusación que realizó ante los jueces en contra del rebelde Ex Bronco (Jaime Rodríguez) por haber utilizado dinero público para conseguir las firmas que lo avalaran como competidor. Cuando de pronto irrumpe nuevamente Crazy Horse (Trump) en la pista del Hipódromo con su clásico estilo salvaje, para anunciar a los dueños, que, en adelante los fierros para las herraduras, arneses, adornos de silla, cadenas de frenos y hasta las espuelas, costarán más, simplemente porque le dio la gana subir los aranceles. Inicio la etapa final del gran Hándicap Presidencial, en este lapso de afinar detalles para la carrera final, los caballos revelan sus verdaderas posibilidades de alzarse con el triunfo o avizoran lo que será una derrota catastrófica, en la búsqueda de la esperada silla presidencial. A Cerillo (Anaya) se le ha visto totalmente fuera de forma, los especialistas apenas le otorgan un tercer lugar. Hasta Tequilero (Calderón) lo maltrata, cada que puede le reclama sus trampas para apoderarse del liderazgo de la Cuadra Azul, sin impórtale a quien se lleve entre las patas, entre ellas a su adorada Repetida (Zavala). El Ex Bronco sigue como caballo de circo. Ni avanza en los momios y su lugar en la pizarra está seguro, el colero, eso si acaso logra superar las demandas judiciales que interpuso en su contra Lorenzo. Inicia la primera semana del último mes de preparación y demostraciones ante la fanaticada rumbo a la carrera del 1 de julio, con dos claros finalistas: Renecio (AMLO) y Ciudadano (José Antonio Meade). MACUSPANA Llama mucho la atención el comportamiento de Renecio, ante el ciclón que se avecina con el comportamiento de Crazy Horse, pues de forma calmada y contraria a todas las recomendaciones, el equino de Macuspana le recomienda a Copetón (Peña) privilegiar el dialogo y no una guerra comercial con el ganador del Hándicap Americano. Quizás y hasta contento esta Renecio, ya que Crazy Horse sacó de la jugada mediática a los empresarios que andaban pidiendo a sus empleados razonar las apuestas, así como aquellos que les aconsejan evitar jugar a favor de caballos populistas. Seguramente los dueños del Hipódromo están ahora más concentrados en los efectos que traerán el aumento de los aranceles que en la posible victoria de Renecio, preguntándose quizás: ¿quién es el verdadero enemigo para sus inversiones? TRICOLOR Al contrario de Renecio, el tricolor Ciudadano fue más enérgico ante el alboroto que armó Crazy Horse, y le lanzó una advertencia: “Nosotros habremos de ponerle aranceles, para que se sepa que con México no se juega”. El mensaje de Ciudadano fue en clara defensa de los intereses de México, se pronunció por la defensa de los empleos de este lado de la pradera, así como por sus mercados y los trabajos de los connacionales. Para muchos especialistas, es Ciudadano el único competidor con la experiencia suficiente para enfrentar los berrinches de Crazy Horse, ya que Renecio comparte rasgos de personalidad con el pura sangre americano, y de esa relación podrían saltar chispas. AZUL Cerillo exigió al gobierno mexicano acudir ante el organismo mundial de comercio para dirimir la controversia abierta por Crazy Horse, una medida correcta pero lenta, como su campaña. Lo que el queretano no ha entendido es que ante las crisis se deben realizar acciones de corto y largo alcance. REBELDE El rebelde convertido en caballo de circo: Ex Bronco, es ya casi invisible, es más, a algunos eventos de gran renombre ni siquiera lo invitan. La razón que dan es que no tiene propuestas, como él mismo aseguró, ¿quién va querer apostar por un corredor que no sabe lo que quiere ni cómo conseguirlo?, sería cómo apostar por un caballo sin jinete.