Haz tu denuncia aquí

Voto de utilidad

Estas elecciones se antojan las más decisivas de México en lo que llevamos de siglo XXI

OPINIÓN

·
Ya terminaron las campañas y apenas quedan cuatro días para que decidamos a nuestro nuevo presidente, así como la distribución de los representantes ciudadanos en el Congreso y en el Senado. Estas elecciones se antojan las más decisivas en lo que llevamos de siglo XXI. Atendiendo a las encuestas, la elección parece decidida, salvo por un dato: la mitad de los encuestados han reservado su decisión o bien no tienen decidido su voto. Es probable que callar como respuesta a los encuestadores se deba al hartazgo social hacia mediciones casi diarias. Al día de hoy, la elección nos regala la primera evidencia, ni siquiera se conoce un aproximado de los indecisos. Puede deducirse que no parece que los indecisos vayan a votar por AMLO, puesto que no hay ningún reparo que impida declarar esta preferencia. Quienes todavía no han decidido su voto, probablemente duden entre el PAN y el PRI, entre Anaya y Meade. En cuanto a Anaya, tampoco existen a primera vista razones para que los ciudadanos no le hayan expresado ya su preferencia. Y en este caso, con más motivos que en el de Morena. Anaya encabeza una coalición que aglutina opciones de la derecha, de la izquierda perredista y de la vaguedad de MC. Es decir, todo el espectro político. Si el Frente no ha recibido el apoyo esperado, se debe a que muchos panistas no se sienten representados; los perredistas desencantados con la campaña de Anaya tienen la opción de Morena, y los de MC pueden votar a cualquiera. Todo indica que parte del voto oculto pertenece a panistas defraudados por un PAN descabezado, contrario a sus principios. Algo semejante sucede con los perredistas. Pareciera que muchos ciudadanos están esperando al último momento para decidirse. Con todo, los indecisos parecen haber elegido la opción del voto útil. Éste es un voto a conciencia, responsable y ponderado. A diferencia del habitual dirigido al candidato de preferencia, éste es un voto en contra, llamado también de nariz tapada. El ciudadano expresa su rechazo a cierto candidato votando por quien no votaría, consciente de que es una opción menos mala. Ante la amenaza de AMLO, es más necesario que nunca servirse del voto útil. Para mí, este voto debería ir para José Antonio Meade. Cabe subrayar que es el candidato del PRI sin ser del PRI; que representa mejor que Anaya los valores panistas relativos a la honestidad y el servicio exigibles a un mandatario; que su programa abarca las políticas sociales y económicas exitosas de los gobiernos panistas; que asegura una estrategia eficiente en la lucha contra el crimen organizado y la violencia; que implementará cabalmente las reformas energética y educativa; que su experiencia y preparación aseguran un gabinete competente para enfrentar la corrupción y la impunidad. DIACRÍTICO. Requerimos del compromiso de quienes se niegan a hipotecar el futuro de la patria. Meade es un candidato capaz de encauzar a un panismo desalentado ante la irresponsabilidad y negligencia interesada de sus líderes. Es hora del voto útil.