Haz tu denuncia aquí

Cuaderno de Viaje: Altura de Miras

OPINIÓN

·
  Se ha popularizado la expresión de Javier Hernández en la entrevista que concedió a mi compañero David Faitelson de ESPN. “¡Imaginémonos cosas chingonas, carajo!”, dice Chicharito con elocuencia. Esa palabra es una de tantas derivaciones del vocablo chingada, cuyo significado aborda magistralmente Octavio Paz en El laberinto de la soledad. Algo chingón es algo “padre”, fregón, bueno, admirable. La frase refleja altura de miras, esperanza, mentalidad positiva. Está muy bien aspirar a cosas importantes. Tildaron de loco a Hugo Sánchez cuando dijo algo parecido hace tiempo. Querer ser campeón del mundo es un deseo legítimo. Ahora bien, es menester encontrar un equilibrio entre el válido anhelo y la a veces cruda realidad. En la medida en que cualquier sueño se acompañe de trabajo y cualidades, será menos irrealizable o quijotesco. Hoy contra Suecia se vale soñar. La Selección Mexicana nunca ha ganado los tres partidos de la primera ronda en un Mundial. Brillante oportunidad para hacer historia. El equipo viene jugando como tal y la imagen del entrenador ha cambiado inesperadamente. Juan Carlos Osorio ha demostrado su capacidad estratégica y ya ganó los primeros dos cotejos. Del “Fuera Osorio” del Azteca, hace 25 días, a los cánticos y el incensario que se le prende hoy, media un abismo. Lo peor es que el trabajo que al fin está rindiendo frutos no necesariamente será continuado por su sucesor. ¿De qué habrá servido entonces romper paradigmas e imponer una metodología contra viento y marea si el siguiente entrenador del Tri seguramente traerá consigo una manera de trabajar completamente diferente?   Twitter @Beto_Murrieta  Instragram @heriberto.murrieta