Haz tu denuncia aquí

Korno: Los cantos del mundial

OPINIÓN

·
El domingo pasado, tuve la oportunidad de estar presente en el histórico partido en el que la Selección Mexicana de futbol derrotó al equipo alemán un gol por cero en el Estadio Olímpico Luzhnikí en Moscú, donde se celebra el Mundial de Rusia 2018.   Al finalizar el encuentro, la convivencia con los aficionados del equipo contrario no se hizo esperar y lo que llamó mi atención fue que los alemanes con los que platiqué estaban sorprendidos por los cánticos mexicanos que se corearon durante el partido. Estaban felices de haber presenciado el festejo. Parecía que la derrota de su equipo les era indiferente. Supongo que así debe ser la mentalidad de una nación que ha obtenido cuatro Copas del Mundo a lo largo de la historia. Unos minutos antes del partido, en el sonido local sonaba “Seven Nation Army” de The White Stripes, una canción que se ha convertido en un clásico de futbol entre las aficiones. La primera vez que la escuché corearla, fue por parte de los italianos, sonaba hermoso. La historia dice que este cántico comenzó en la Bundesliga. La creatividad mexicana no se hizo esperar y adaptaron el ritmo de la canción con el ya famoso:   “O-O-RIBE PE-RAAAL-TAAA O-O-RIBE PE-RAAAL-TAAA...”   Este canto era el más popular entre los mexicanos en el Mundial de Brasil 2014. Como era de esperarse, después del gol del Chucky Lozano, la gente cantaba con todo:   “EL- CHU-CKY- LO-ZA-NO EL- CHU-CKY- LO-ZA-NO...”     Un gol que no sólo retumbó en el estadio, sino también generó un pequeño sismo en territorio mexicano. Un riff que hasta la fecha, no sale de mi cabeza. La presencia de mexicanos en Rusia es impactante. Se dice que viajaron alrededor de 30 mil. En el Estadio Luzhnikí, éramos mayoría. Parecía que México estaba jugando en el histórico Estadio Azteca. El cántico que más se escuchaba una y otra vez era:     “Y YA LO VEN, Y YA LO VEN, SOMOS LOCALES OTRA VEZ...”     El “Cielito Lindo” de Quirino Mendoza es el clásico que suena en los estadios cuando los mexicanos estamos presentes. Genera mucha curiosidad entre los extranjeros el saber qué es lo que significan esas letras tan entonadas, felices y melancólicas al mismo tiempo.     “AY, AY, AY, AY, CANTA Y NO LLORES, PORQUE CANTANDO SE ALE- GRAN, CIELITO LINDO, LOS CORAZONES”.       ¡VIVA MÉXICO!   Todos brincamos al ritmo de los cantos mientras desgarrábamos nuestras gargantas. Entendí perfecto por qué los alemanes quedaron asombrados ante tal afición, entendí el porqué esta derrota con México no les afectó. Me parece que los mexicanos daremos mucho de qué hablar en esta Copa del Mundo con nuestras ocurrencias, con nuestro carisma, y con nuestra sonrisa imborrable.