Haz tu denuncia aquí

¿Terminó la batalla?

OPINIÓN

·
# AGENDA CONFIDENCIAL   Se acabaron las dudas en el cuarto de guerra perdida del candidato priista a la Presidencia de la República. Después del debate que sostuvieron los cuatro candidatos el martes pasado, una buna cantidad de colaboradores cercanos y lejanos de José Antonio Meade están casi seguros de que la batalla terminó, que no existe ninguna posibilidad de que repunte en los 15 días que faltan para la contienda, y que logre rescatar por lo menos el segundo sitio en las encuestas de intención de voto, que lo ubicaron en el penoso tercer lugar durante la precampaña, inter-campaña y campaña. Solamente Meade conserva su congelada sonrisa y un remedo de optimismo que lo hace repetir en todos los eventos de manera mecánica y sin ninguna convicción: ¡Vamos a ganar, vamos a ganar! Él es el único que sonríe, pero muchos de sus subordinados comienzan a creer que se trata de un tic nervioso. Estructura mata encuesta, así que vamos a apostarle a los indecisos, afirmó Eruviel Ávila, uno de los muchos generales de ese ejército sin tropa que es el equipo de Meade, quien sacó su bola de cristal para pronosticar que el PRI atraerá a los indecisos para votar por el candidato del tricolor para presidente de México. Pepe Meade va a ganar la elección insistió el ex gobernador del Estado de México. Bueno, a menos que los votantes hayan perdido la brújula, no es de esperar que las encuestas, incluyendo las copeteadas, cambien de manera radical solo porque Eruviel lo dice, apuntan los observadores.  Y mucho menos en pleno mundial de fútbol, donde buena parte de la población está más preocupada por el desempeño de la selección nacional que por los candidatos presidenciales. ¿Por qué es importante para el PRI que su candidato haga un último esfuerzo para colarse al segundo lugar, si de todas maneras no conseguirá despeñar al “peligro para México? Preguntan los bisoños.  Pues porque no será lo mismo que los priistas puedan negociar con un gobierno morenista desde la posición fuerte del segundo lugar, que desde la debilidad del tercer sitio. AGENDA PREVIA Es indudable que las relaciones entre México y El Vaticano pasan por un buen momento, luego de 25 años con altibajos. A este ambiente positivo contribuyó la asistencia del presidente Enrique Peña Nieto, el pasado 30 de mayo, a un encuentro de estudiantes organizado por la fundación pontificia Scholas Occurrentes, que en México lidera el empresario Héctor Sulaimán. En este marco, ayer iniciaron los trabajos de un coloquio sobre Migración Internacional México-Santa Sede, a celebrarse en El Vaticano. La Comisión Federal de Incompetencia Económica, perdón, de Competencia, anunció que investiga por presuntas prácticas monopólicas absolutas en el mercado de la producción, comercialización y distribución de azúcar en el territorio nacional a varios ingenios. A pesar de que no dio nombres, en el medio se comenta que entre los grupos que están en la lupa son: Beta San Miguel, Zucarmex, Porres y Grupo Azucarero México (GAM), los mismos a quienes la autoridad antimonopolio multó por la misma causa hace unos añitos. Los malosos sospechan que “la mano que mece la cuna” en esta investigación es el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo. ¿Será?