Haz tu denuncia aquí

Anaya apuesta todo su resto

OPINIÓN

·
    Para Ricardo Anaya ya no hay tiempo que perder. Tiene 20 días para hacer un milagro. En el cálculo del candidato de la coalición Por México al Frente, necesita cuatro puntos semanales en las preferencias electorales. Un ritmo de prácticamente 0.5% cada día. Una hazaña. Más, si consideramos que, en lo que va de la campaña, tal crecimiento no ha ocurrido.   Hay quienes ven en el video, donde aparece el hermano de Manuel Barreiro hablando de un mecanismo para triangular recursos y apoyar al candidato del Frente, la tumba de Anaya. Para los anayistas es todo lo contrario. Representa oxígeno puro en una campaña a la que urgía un levantón. Ven a su candidato en donde más cómodo se siente: al ataque y en oposición frontal a Enrique Peña Nieto.   Saben que juegan al filo de la navaja. El gobierno federal podría reactivar a la PGR como brazo político, o el candidato podría situarse como única oposición al régimen actual, de prosperar la idea de un pacto entre AMLO y Peña. La apuesta es muy alta, pero, a contrarreloj, no ven más alternativa.   En el cuartel anayista midieron, como parte de la estrategia, que nada le ha redituado tanto políticamente y en las preferencias, como enfrentar al presidente más impopular de la historia, que apenas araña el 20% de aprobación. Perciben, además, ese espacio vacío, pues Andrés Manuel decidió abandonarlo.   La táctica incluye spots donde Anaya insiste en que Peña Nieto será investigado por una Fiscalía autónoma, por su papel en la Casa Blanca, y que, de resultar culpable, iría a la cárcel. Además, el Frente intensificará una campaña de contraste para generar la percepción de que un triunfo de AMLO significaría impunidad para el presidente. El material con el que buscarían abonar a esa idea incluye recuperar entrevistas donde Andrés Manuel asegura no meterá a la cárcel a Peña y se muestra abierto a fumar la pipa de la paz con él.   Anaya necesita sumar y tratará de hacerlo a costa del presidente, pero el objetivo real es bajar a López Obrador. Por eso buscará colgarle la pesada losa de Peña. Su estrategia, por el teflón que ha demostrado tener el tabasqueño, donde ningún ataque lo daña, es golpearlo vía el mandatario. Hacia allá caminará, también, mañana en el tercer debate. ¿Qué tanto lo logrará? Está por verse.   -Off the récord   Xóchitl Gálvez organizó, con el presidente del PAN en CDMX Mauricio Tabe, ir a recibir al aeropuerto a Ricardo Anaya, que llegaba de Guadalajara. Ya en la terminal aérea ella se encontró con el expresidente Vicente Fox. Se saludaron, le dijo que el candidato presidencial estaba por arribar, que deberían encontrarse. No tuvo que rogarle, Fox, que estaba por tomar un vuelo a China, decidió esperar y recibirlo. Jorge Castañeda, Santiago Creel, Damián Zepeday otros que venían con Anaya lo enteraron de la sorpresa que Xóchitl había armado. El candidato apretó el paso. Fox aguardó veinte minutos y se dio el apretón de manos, abrazo y foto en la puerta de Llegadas Nacionales. No hubo operación política previa, reunión, ni acuerdo. La casualidad los unió en el momento en que más apoyos necesita el candidato del Frente.   Por Manuel López San Martín