Haz tu denuncia aquí

José Romo: La presidencia que nos une

OPINIÓN

·
Notificación escrita para el futuro inquilino. Te diriges a donde siempre quisiste no en el tiempo que lo pensaste que sucedería, pero sí a tiempo para lograrlo, inicia el final de lo que querías. Tienes una nueva misión, mantenerte firme, no claudicar ante las necesidades de este país con tantas complejidades, con una innegable riqueza histórica y cultural, sería una injusticia no trabajar por él. Un país que en cada entidad que lo integra, hay una voz, un dolor, una petición que hizo ruido en la orfandad política, que provocó tanta indecisión en la posibilidad de la continuidad o elegir el cambio. Sin excepción, es una oportunidad histórica en tu vida poder dirigir tantas miradas depositadas en las promesas. Para el momento de la notificación y con anticipación a que llegue la correspondencia, hay unxs que han comunicado su conversión y renuncia de lo que hoy se ve como un exceso de equipaje, pero que antes, sin esa maleta, no podían subirse al transporte que los llevaría a lograr sus intenciones. Quizá la fotografía mienta pero parece más un oportunismo que una firme y auténtica convicción, la historia no ha terminado. Las vueltas no son tan rápido, son seis años para llegar a donde manifestaste que contigo sí se podría. Recuerda que ya aprendimos a dejar de medir en seis años para hacerlo en tres. Seguramente en tu sexenio habrá luces y sombras, en ocasiones las sombras más grandes que las luces, pero aprenderás a convivir con ellas. Y surgirá la presión porque ese México que te eligió, vive el momento donde el hartazgo agudizó, la orfandad política emergió, las dolencias y carencias se depositaron en el sostenido discurso de la diferencia. Las condiciones sociales no importaron, fue más la indiferencia y la expuesta opulencia que motivaron a abandonar las ideas de los que están y adoptar las ideas de los que quieren estar. Viene un momento para México donde la tibieza no cabe. Es muy probable que no se tomen con notable tolerancia las iniciales críticas a los resultados de tu gobierno, se tomarán como feroces, airadas y depositadas en la subjetividad evidenciando que la ausencia de objetividad es de los que pedían estar y hoy que están no han podido. Después de esto, surgirá nueva literatura amplia y extensa que nos ayudará a comprender ese México que se escribirá contigo como actor principal, ojalá seamos capaces de representar lo más veraz y adecuadamente lo que empieza a suceder y no lo que se quiere contar. Nunca olvides el origen de las cosas. Recuerda que fue la indiferencia lo que irritó y en consecuencia te eligió. PD. Ojalá que el cambio no sólo sea el cambio de la clase política gobernante y muy probablemente la clase económica. Recuerda que el tiempo de la vida nunca se detiene, lo que detenemos es el tiempo de las ideas en esta vida. De ir mal el ejercicio de tu gobierno, cultivará los cuestionamientos de ¿cómo se llegó hasta aquí? Tampoco funciona, y tus ideas conocerán la soledad. Para lo que venga, invito a realizar un esfuerzo en pensar y un descanso en criticar sin objetividad.       JOSÉ ROMO EX ASESOR DEL PROCURADOR GENERAL DE LA REPÚBLICA Y EN EL SENADO @JOSEROMO_