Haz tu denuncia aquí

Karime Macías, ¿está ya asilada?

OPINIÓN

·
Por donde se le vea, sorprende para mal el timing con que se ha enguatado la indagatoria contra Karime Macías Tubilla, la esposa y apoderada financiera del ex gobernador veracruzano Javier Duarte. 
Sorprendió el 15 de abril de 2017, cuando cayó Duarte en Guatemala, que no se aplicara ninguna medida cautelar contra Macías Tubilla, su apoderada financiera. Dejó al descubierto una presunta negociación para detener al principal acusado y dejar en paz a la familia, difícilmente inocente del mil millonario peculado. 
Sorprendió, el 20 de abril de 2017, que se le permitiera a Karime dejar el país rumbo a Europa, a París, concretamente, sin mayores cortapisas por parte de la autoridad. Y sorprende hoy, prácticamente a un mes de la elección en la que el PRI va en picada, que se gire la orden de aprehensión y la petición de la ficha roja contra ella.
Pero lo que más sorprende es la revelación de datos que indican que Karime Macías Tubilla ya recibe la protección política de algún país, con lo cual, la escena de la orden de aprehensión y su búsqueda internacional, podría resultar inocua, si se trata de alojamiento como exiliada política.
En una carta que la apoderada legal de Karime, Brenda Cerro de la Garza, envió el sábado pasado a la oficina de la secretaría particular del Fiscal de Veracruz, expone que su representada conoce ya de la investigación en su contra y afirma que no ha sido citada a comparecer, para poder defenderse.
Además, manifestó que Karime Macías quiere declarar sobre las imputaciones hechas (pero través de su apoderado legal, Pablo Campuzano de la Mora).   
Pero lo novedosamente sorprendente, y que pudiera no ser un patín semántico, es que la apoderada legal Cerro de la Garza deja ver que, Karime ya cuenta con la protección de un gobierno extranjero, verbigracia, ¿asilo político?
Se sabe que la esposa de Javidú está en Inglaterra; se sabe que salió del país de manera legal y con sus hijos, pero hasta ahora, salvo por esta comunicación entre la apoderada legal y la oficina del Fiscal Jorge Winckler Ortiz, no se sabía que ya contara con. “protección alguna” de un gobierno extranjero. 
“(…) mi representada tuvo que salir del país, toda vez que existe una persecución política instaurada en su contra, por la grave violación a sus derechos, así como el linchamiento político que existe claramente en contra del señor Javier Duarte Ochoa y su familia, razón por la cual mi representada se encuentra bajo la protección de un gobierno extranjero”, escribe Cerro de la Garza en la carta.
¿Acaso por eso asomó la cara –a través de sus esbirros, claro, y desde la lejana Inglaterra– el sábado? O ¿se refería la apoderada legal a protección de otro tipo? El caso es que, al estilo de Javidú, no parece haberla inmutado.
Un día después de esta comunicación epistolar, se hizo público que hay una orden de aprehensión. Ahora, la señor Karime Macías Jubila podría acercarse a la Fiscalía y presentarse voluntariamente a declarar, como dijo que quería hacerlo apenas el sábado. O ¿no era lo que quería?
Por Hugo Corzo